Apple.... Tenemos un problema


foxconn

 

En pocos años la compañía se ha situado como la más prestigiosa del planeta. Sus iPod, iPhones e iPads, rompen records de ventas y en la actualidad su capitalización bursátil es superior incluso a la de su histórico enemigo: Microsoft.

Angel Cortés -- Todo serían alegrías en la casa si no fuera por Foxconn, el gigante chino de la electrónica que fabrica sus dispositivos más populares y que los consumidores de todo el mundo muestran con orgullo y satisfacción.

En las últimas semanas Foxconn ha vuelto a encabezar las páginas de los diarios económicos y tecnológicos.

Con sede central en Taiwan y fábricas alrededor de todo el mundo, Foxconn es hoy el fabricante más importante del mundo de productos electrónicos.

Desde sus fábricas chinas en Shenzhen (en la que trabajan entre 300.000 y 450.000 operarios de los más de 900.000 que cuenta en toda China) salen los iPhone, iPods y los iPads. Aunque, Apple, no es el único cliente de la compañía. Otros grandes nombres de la industria forman parte de su lista de clientes que reúne a la flor y nata de la industria, como Sony (Televisores, Playstation 3...), Intel (Placas Base), Dell, HP y Microsoft.

Los niveles de calidad que ofrece Foxconn se encuentra muy por encima de otros fabricantes chinos que también fabrican para terceros y este ha sido siempre su más importante tarjeta de visita. Para conseguir estos ratios invierte grandes sumas en tecnología de última generación y un ejército de obreros cualificados con salarios ínfimos y largas jornadas de trabajo.

Esta combinación le permite año tras año aumentar su lista de clientes y conseguir siempre los mejores contratos para fabricar equipos de última generación a precios muy económicos aunque luego en Occidente lleguen a precios de "oro".

Suicidios

La presión y el estrés al que se enfrentan los trabajadores de este gigante parece ser la causa de una oleada de suicidios (13 en total) que vivió la fábrica china en las últimas semanas.

Foxconn rechazó las acusaciones que dijo infundadas y afirmó que "trataba y pagaba bien a sus trabajadores".

Sin embargo un estudio elaborado por 20 universidades en Hong Kong, China y Taiwán, destapó las duras condiciones laborales a las que son sometidos los trabajadores del conglomerado industrial: largas jornadas, cultura de trabajo "militarista" y empleo masivo de estudiantes universitarios vocacionales y becarios en las líneas de producción para reducir costos.

La propia compañía reconoció el uso de becarios aunque limito su número a 7,6 por ciento (unos 70.000) además de afirmar que aquellos que realizan horas extras lo hacen "de manera voluntaria"

Presiones

Como respuesta a las presiones internacionales, Foxconn y su matriz Hon Hai se comprometieron a mejorar las condiciones de vida de sus 937.000 trabajadores en China, elevar los salarios, reducir las horas extraordinarias y construir nuevas fábricas en el interior de China para permitir a los trabajadores migratorios estar más cerca de sus casas.

La agencia Xinhua citó al portavoz de la compañía Liu Kun diciendo que la subida salarial para los trabajadores de la línea de ensamblaje, elevaría las nóminas a 2.000 yuanes (unos 217 euros) mensuales a partir de este mes.

Este será el segundo aumento que percibirán los empleados en este año, todo un record. El anterior se produjo en el pasado mes de junio aumentando el salario medio de 900 a 1.200 yuanes mensuales.

La compañía insistió que estos aumentos supondrán mayores beneficios para el 85% del personal de las plantas de Shenzhen.

Expansión

El aumento de salarios y la mejora de las condiciones laborales no supondrán un obstáculo para la expansión de la compañía.

Foxconn tiene planes para aumentar hasta 1.2 millones el número de trabajadores en China enfocándose en la apertura de plantas en el interior del país, zonas "menos conflictivas" y con salarios más bajos de los que se percibe en Shenzhen, cada vez más cara según la compañía.

Por supuesto tanto las mejores de las condiciones laborales como la apertura de nuevas plantas en lugares donde los salarios sean más bajos supondrán un aumento en el precio que cobra Foxconn a sus clientes.

Así lo advirtió recientemente la empresa a sus clientes diciéndoles que deberán pagar más para compensar estas mejoras a las que son tan sensibles los medios occidentales.

La pregunta que queda en el aire... es si los consumidores occidentales estarán dispuestos a pagar más por estos productos s para que se respete y trate adecuadamente a los empleados o bien seguiremos mirando hacia otro lado "convencidos" de que ese no es nuestro problema y que para que nosotros vivamos bien otros deben vivir peor.

[tags]Foxconn[/tags]