Aprobada la Ley del Juego con la que los equipos podrán cobrar por las apuestas


La Comisión de Economía y Hacienda del Congreso ha aprobado, con competencia legislativa plena, el proyecto de Ley de regulación del Juego, con la que por primera vez en España se permitirá que los clubes de fútbol puedan cobrar dinero por las apuestas deportivas. Su entrada en vigor se prevé previsiblemente para antes de verano.

   El texto ha sido apoyado por todos los grupos, salvo el PP, que se ha abstenido en la votación al conjunto de la ley y, de forma separada, ha votado en contra de la creación de la Comisión Nacional del Juego (CNJ).

   Como dicha comisión parlamentaria cuenta con competencia legislativa plena, el texto aprobado es enviado directamente al Senado, sin pasar por el Pleno de la Cámara. En la tramitación parlamentaria se han incluido más de un centenar de enmiendas de todos los grupos políticos.

   Esta normativa supone una reordenación del juego desde que en 1977 fuera despenalizado por un real decreto. Con ello, aporta un régimen jurídico para el sector, enmarcado en una nueva situación de mercado con la irrupción de apuestas y juegos a través de Internet o móvil. Así, el principal objetivo de la misma es aportar seguridad jurídica a los operadores y participantes en los diferentes juegos, además de proteger a los menores y ludópatas y prevenir de los fenómenos de blanqueo de capitales y financiación del terrorismo.

LA COMISIÓN NACIONAL DEL JUEGO

   Una de las novedades que introduce la ley y, que más discrepancia ha generado entre los grupos parlamentarios, ha sido la creación la Comisión Nacional del Juego (CNJ), a la que se ha opuesto el PP.

   Se trata de un organismo regulador que velará por el adecuado funcionamiento del sector y cuya composición se ha modificado en el trámite parlamentario elevando de cinco a siete el número de miembros de su cúpula directiva, para su adecuación con la Ley de Economía Sostenible (LES), que dicta que los organismos reguladores en España deben contar con esta cúpula directiva.

   Así, serán parte del Consejo el presidente de la Comisión, que también lo será del Consejo, y otros seis consejeros; y no cuatro como decidió en un primer momento el texto del Gobierno. También se ha dado el visto bueno para que durante los dos años posteriores a su cese, tanto el presidente como los consejeros de la CNJ, no puedan ejercer actividad profesional privada alguna relacionada con el sector del juego, ni en empresas del sector, ni para las empresas del sector.

   Desde el PP, el diputado Antonio Gallego ha reiterado que no es necesario que se cree la CNJ porque supone "más carga administrativa" y es "perfectamente prescindible". Además, considera que sus funciones de control y supervisión las puede desarrollar la actual Dirección General de Ordenación del Juego, del Ministerio de Economía.

APUESTAS DEPORTIVAS

   En segundo lugar y, a propuesta del PNV, esta nueva normativa permite que, por primera vez en España, los equipos de fútbol podrán cobrar por las apuestas deportivas. En concreto, se incluye en la ley una nueva disposición final en la que se regula la distribución de la recaudación y los premios de las apuestas deportivas del Estado.

   De esta forma, en el plazo de dos meses desde su entrada en vigor, el Gobierno deberá aprobar un real decreto en el que se regulen los porcentajes y el régimen de participación y distribución del retorno de la recaudación de las apuestas deportivas que, el Consejo Superior de Deportes (CSD) u organismo competente, deberá transmitir a las entidades organizadoras de las competiciones deportivas vinculadas, señalando los fines y demás obligaciones.

   En declaraciones a los medios, la diputada del PSOE Montserrat Colldeforns, ha detallado que la Ley del Juego dispone asimismo un periodo transitorio para los operadores que están publicitándose o patrocinando eventos en España de forma que, a partir de la entrada en vigor de la ley, puedan adquirir su licencia. En concreto, aquellos acuerdos antes del 1 de enero de 2011 serán válidos hasta la concesión de la licencia legal.

SISTEMA DE CONCESIÓN DE LICENCIAS

   En este sentido, en el trámite parlamentario se ha modificado el sistema de concesión de licencias a los operadores, "uno de los grandes cambios" según Colldeforns, de forma que se establece un sistema abierto de otorgamiento de licencias, controlado, y con un año y medio para la renovación de la licencia y no de 10 ó 15 años como preveía la ley.

   Además, la licencia podrá ser rechazada por la Administración al considerar que vulnera la protección del menor, induce a conductas delictivas, fraude o blanqueo de dinero. Existirá para ello una base de datos basada en el Documento Nacional de Identidad (DNI), de acuerdo con las comunidades autónomas.

   Para los juegos de televisión, las operadoras deberán pagar el impuesto que establece la ley y tener la licencia autorizada para ello. En cuanto a la ludopatía, se reconocen las 'conductas adictivas' y no las 'conductas desordenadas' recogidas en el proyecto de ley inicial.

UN NUEVO RÉGIMEN FISCAL PARA EL JUEGO

   La Ley crea, además, un régimen fiscal específico para las actividades objeto de regulación de esta ley, que gravará la autorización, celebración y organización de las diferentes actividades de juego, que puedan explotar los operadores habilitados, con la excepción de la actividad de juego de las loterías, que no estará sujeto al nuevo 'Impuesto sobre Actividades de Juego'.

   "La gente que juega estará segura de que le van a pagar si gana, que no es una estafa, y se crea un impuesto que se obtenga se cede a las comunidades autónomas, porque en España la competencia sobre el juego presencial les corresponde. Se deja la reserva para el Estado de las Loterías y se mantiene el estatus de la ONCE", ha agregado Colldeforns.

   Para ello, se crea el 'Consejo de Políticas de Juego', órgano colegiado que asegurará la participación de las autonomías en materias como la normativa de los juegos, licencias y sistemas técnicos de control de operadores.

   La norma, además, define las distintas modalidades de juego, establece los requisitos que deberá cumplir cada una de ellas y fija las prohibiciones, tanto subjetivas como objetivas, que pesarán sobre las actividades objeto de regulación. Aquellas que quieran realizarlo a través de internet deberán usar obligatoria el dominio español o '.es'.

   Finalmente, los portavoces de los grupos parlamentarios han coincidido a la hora de manifestar la necesidad de regular el sector del juego, si bien el diputado 'popular' ha echado en falta la regulación de las apuestas en vivo, como el bingo, y Pedro Azpiazu, del PNV, ha apuntado que su tramitación ha sido "muy rápida y urgente".