Cómo proteger los datos de nuestros “gadgets”


ordenador-quemado

Las causas de la pérdida de la información alojada en los dispositivos y sistemas electrónicos son variadas, pero su consecuencia es la misma: una severa complicación, perjuicio económico y un gran retraso en la actividad personal o profesional del usuario que, a veces, puede ser irreparable.

A la primera pérdida de los datos le sobrevienen otras pérdidas: de tiempo, de dinero, de seguridad y de nervios.

A pesar de que son comunes en verano debido a circunstancias como las altas temperaturas y los descuidos propios de las vacaciones, perder la información que descansa en nuestros dispositivos electrónicos puede ocurrir en cualquier momento del año, indican desde Kroll Ontrack, proveedor de servicios y software de recuperación de datos perdidos y gestión de información.

«Independientemente de la causa, nuestra recomendación es que no se toque el sistema dañado y se acuda a un experto», advierte la compañía.

Los profesionales de esta firma observan regularmente que existen daños adicionales en equipos por repetidos intentos de recuperación de datos que pueden, fácilmente, reducir las posibilidades de rescatarlos, y que son totalmente evitables.

Algunos consejos prácticos

Para saber cómo podemos mantener nuestra, cada vez más imprescindible información digital intacta en los distintos soportes y evitar que se pierda a causa de errores y accidentes, EFE entrevista a Nicholas Green, director general de Kroll Ontrack Iberia, que responde así a la consulta:

Pregunta – ¿En qué situaciones no existe recuperación en absoluto?
Respuesta – Sólo existen dos casos, si excluimos las pérdidas o daños intencionados o maliciosos, en los que resulta imposible la recuperación de datos: si el disco está rayado o si se ha guardado información sobre datos borrados. Este último caso, denominado sobre-escritura, es muy común y, por eso, recomendamos dejar de utilizar un sistema en el momento en el que advertimos una pérdida de datos. La información  puede recuperarse siempre que no se hayan grabado encima datos nuevos.

P.- ¿Cuándo es posible recuperar los datos?
R.- Es posible recuperar información casi siempre, pero tal vez solo exista una oportunidad, por lo que es imprescindible no intentar hacer la operación uno mismo.

P.- ¿Cuáles son las principales causas por las que se pierden los datos?.
R.- Nuestras estadísticas a nivel mundial indican que el 56% se pierden por un fallo de hardware y el 26% por un error humano. Otras causas son los fallos de software (9%), los virus informáticos (4%) y los desastres naturales, como inundaciones o incendios (2%). Son incidencias que afectan del mismo modo a cualquier tipo de dispositivo, ya sea un teléfono inteligente, una  tableta, o una computadora.

P.- ¿Existe algún dispositivo con los que los usuarios «bajen la guardia» y no tomen precauciones suficientes?
R.- Quizá con los discos duros externos que se utilizan como copia de seguridad. En ocasiones se convierten en la principal forma de almacenamiento, dejando de ser una copia de seguridad. Con el aumento de la movilidad, se incrementa el riesgo de que sufran daños físicos causados por caídas o inundaciones.

P.- ¿Qué debe hacer un usuario que ha sufrido una pérdida?
R.- Nuestra primera recomendación es que no intente abrir la unidad de almacenamiento, para no empeorar la situación. En segundo lugar, debe elegir una empresa de recuperación de datos y confiarles el dispositivo. Lo ideal es que ofrezca una consulta gratuita con un listado de todos los archivos recuperables antes de pagar el servicio, y un presupuesto basado en la dificultad de recuperación. Por último, debe ofrecer una seguridad física en la protección de los datos.