El Mundo recibe el 2008


Fiestas y fuegos artificiales reciben, a lo largo y ancho del planeta, el 2008

Agencias - El Nuevo Año fue recibido con festejos multitudinarios en Sydney, Londres, Moscú y Nueva York, al tiempo que Chipre y Malta adoptaron el euro y la comunidad gay de Nueva Hampshire estrenaba una ley que legaliza las uniones homosexuales

En Sydney _uno de las primeras ciudades que celebraron el Año Nuevo_ un millón de personas estalló en algarabía cuando surgió desde el emblemático Puente Harbor la tradicional exhibición espectacular de fuegos artificiales, los cuales se fueron sucediendo al filo de la medianoche en diversas ciudades del mundo.

China le dio la bienvenida a su esperado año olímpico con un despliegue de fuegos artificiales y música que marcó una colorida celebración de la cuenta regresiva de los Juegos de Beijing.

Millares de personas se reunieron en la Plaza Roja de Moscú para presenciar un concierto de varios artistas y una exhibición de fuegos artificiales. En Londres, la Plaza Trafalgar fue el centro multitudinario de una presentación de pirotecnia que coincidió con las 12 campanadas del icónico Big Ben que anunciaron la llegada del 2008.

Berlín celebró una gran fiesta. En una sección de la ciudad que va desde la famosa Puerta de Brandeburgo, a lo largo del Parque Tiergarten, hasta la sección occidental de la ciudad, se montaron tres escenarios, tocaron 13 orquestas y había abiertos más de cien quioscos de cerveza y golosinas.

En los lugares públicos de Francia, los fumadores tomaron las últimas bocanadas de humo antes de que su hábito quedara prohibido el 1 de enero en numerosos lugares públicos. La prohibición de fumar que se aplicó el año pasado en muchos sitios públicos cerrados, ahora fue ampliada a discotecas, restaurantes, hoteles, casinos y cafeterías.

La "prohibición" no impidió que miles de franceses se reunieran en los parisinos Campos Elíseos y en la Torre Eiffel, lugar habitual para celebrar la entrada del año nuevo.

En España, la madrileña Plaza del Sol volvió a convertirse en el centro neuralgico del país pendiente de las campanadas, retransmitidas por TVE1 y Antena3, y comiendo las tradicionales doce uvas.

En Londres la población se reunió en la Plaza de Trafalgar y junto al Támesis para ver los fuegos artificiales y escuchar las campanadas del Big Ben --en el edificio del Parlamento-- dar la bienvenida al Año Nuevo con 12 campanadas.

En la Unión Europea, Chipre y Malta estrenaron el euro en sus sistemas monetarios. La libra chipriota y la lira maltesa desaparecieron en los primeros instantes del martes y aumentaron a 15 los países del bloque que comparten el euro.

Al otro lado del mundo, el convaleciente gobernante Fidel Castro saludó al pueblo cubano por sus "50 años de resistencia" ante Estados Unidos, en un mensaje escrito que fue leído en la televisión estatal poco antes del Nuevo Año.

En Nueva York, más de un millón de personas aclamaron bulliciosamente en Times Square cuando la tradicional enorme esfera de luces realizó su 100mo descenso y una tonelada de confeti llovió sobre la multitud anunciando el Nuevo Año.

La multitud fue entretenida por un repertorio que incluyó a Dick Clark y Ryan Seacrest en la cuenta regresiva hacia el 2008 y por presentaciones musicales con Carrie Underwood y Miley Cyrus, entre otros.

En la ciudad estadounidense de Concord, decenas de parejas gay y lesbianas formalizaron su uniones civiles al aprovechar una ley que comenzó a regir en el estado de Nueva Hampshire en los primeros minutos del 2008.

En la ciudad de México, centenares de personas asistieron a un concierto de varios artistas en el emblemático monumento a la independencia nacional, que fue iluminado por una nutrida exhibición de fuegos artificiales de 15 minutos.

En Brasil, alrededor de dos millones de personas se congregaron en la playa de Copacabana en Río de Janeiro para celebrar el Año Nuevo y disfrutar una presentación de pirotecnia de casi 20 minutos. En Sao Paulo, la metrópoli mayor en América del Sur, los medios locales de comunicación informaron que 2,3 millones de personas festejaron en la Avenida Paulista, el centro financiero del país.

Más de un centenar de figuras gigantes fabricadas con papel y cartón y rellenas de pirotecnia ardieron en la ciudad de La Plata, a unos 56 kilómetros de Buenos Aires, para dar la bienvenida al año nuevo, un ritual que se lleva haciendo desde los años cincuenta. Por si el calor de los fuegos artificiales no era suficiente, el nuevo año llegó batiendo récords de temperaturas en la capital de Argentina, informa el diario Clarín. Llegó a los 37,2ºC, lo que obligó a muchos ciudadanos a refrescarse en las fuentes.

[tags]Navidad 2007, Campanadas[/tags]