El Príncipe destaca que Barcelona se vuelca en un sector clave, el de los móviles, para superar la crisis


ool 423

El príncipe Felipe se congratulaba ayer de que Barcelona se proyecte como Capital Mundial del Móvil tanto por la imagen positiva que lanza hacia el mundo como por ser éste un sector en expansión y que apuesta por el conocimiento, una de las claves, a su juicio, para salir de la crisis y crear empleo.

El príncipe de Asturias presidió el acto que sirve de arranque a la transformación de Barcelona en capital del móvil, tras inaugurar la sexta edición del Congreso Mundial del Móvil, que a partir del año que viene será una más de las expresiones de esta capitalidad.

La asociación GSMA, que representa a los operadores mundiales de telefonía móvil, eligió el verano pasado a Barcelona como Mobile World Capital para el periodo 2012-2018, lo que tendrá un impacto económico que se calcula en 3.500 millones de euros acumulados.

En su discurso, don Felipe expresó su «orgullo» por esta designación y por la celebración del congreso y se ha referido a la importancia de estos eventos «en un contexto tan difícil como el que vivimos».

En esta línea, subrayó que la industria móvil es un sector en expansión y crecimiento y que supone una apuesta por el conocimiento y la tecnología con valor añadido, «una de las claves para contribuir a la salida de la crisis y a la creación de empleo y bienestar».

Además, puso énfasis en que la designación de Barcelona «abre también una nueva etapa de oportunidades para las compañías españolas y extranjeras que beneficia a todos y que permitirá tejer complicidades económicas y tecnológicas a escala global».

En el acto, tomaron también la palabra el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, y el presidente de la Generalitat, Artur Mas, que han destacado que la designación de Barcelona como Mobile World Capital evidencia que los objetivos y la metas se cumplen cuando las instituciones van juntas de la mano.

Mas insistió en que esta elección supone «una inyección de moral» para Barcelona, Cataluña y España en estos tiempos difíciles.

El consejero delegado de GSMA, John Hoffman, destacó: «hoy empezamos a ver hacerse realidad esta visión muy innovadora y creativa de lo que debe ser una Mobile World Capital».

Antes de participar en el acto, el Príncipe Felipe recorrió durante casi dos horas los diferentes pabellones de la Fira de Montjuic, donde se celebra el congreso de móviles, y se ha interesado en especial por el de España, el de Telefónica y el de Vodafone.

[tags]felipe[/tags]