La CMT cree que la integración de reguladores puede incidir en los precios y calidad de servicios esenciales


La CMT ha advertido que la integración de los diferentes reguladores y del supervisor de competencia en lo que será la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) «minora» el grado de autonomía del nuevo organismo y podría incidir de manera «crucial» en el precio y la calidad de servicios esenciales para los consumidores españoles y para las empresas del país.

Así, en su Informe sobre el Anteproyecto de Ley de creación de la CNMC, la CMT considera que la configuración propuesta «merma la independencia» del organismo al privarle de una de la capacidad de auto-organización.

La CMT platea dudas también respecto al modo de elección del presidente de la CNMC y su carácter rotatorio, con un periodo de mandato de tan solo tres años plantea. «Máxime teniendo en cuenta el ámbito tan amplio de responsabilidades ejecutivas concentradas en este órgano, lo cual parecería requerir, en principio una mayor estabilidad del cargo», apunta.

De esta forma, La CMT indica además que la distinta naturaleza de los organismos reguladores, por un lado, y de las autoridades horizontales de competencia, por otro, no «abogan» a favor de la integración de las Autoridades Nacionales Reguladoras (ANRs) y la autoridad de competencia bajo un único organismo.

Asimismo, el organismo presidido por Bernardo Lorenzo ha aclarado que un modelo que se esboza en el Anteproyecto no garantiza adecuado cumplimiento de las funciones que actualmente realizan la CNC y los organismos sectoriales.

En cuanto a las competencias, la CMT recuerda además que se transfieren al Ministerio de Industria, Energía y Turismo un amplio grupo de competencias en el ámbito de la numeración, portabilidad, interconexión, servicio universal, registro de operadores y resolución de conflictos.

En este sentido, la CMT recuerda que es la ANR que, en el ámbito de las comunicaciones electrónicas, cuenta en la actualidad con un «menor número de competencias» y que, mientras el resto de países de Europa han optado por incrementar de forma progresiva las competencias de las ANRs, con este Anteproyecto se reducirán las actuaciones del regulador español.

El organismo regulador de telecomunicaciones añade que con este traspaso de competencia «no se consiguen mayor eficiencia y ahorro» por aprovechamiento de las economías de escala sino «lo contrario». La transferencia de competencias supone, por un lado, la pérdida del conocimiento específico acumulado por la CMT en los últimos quince años y «priva» a la CNMC de las herramientas necesarias para la solución de conflictos entre los operadores, indica.

Por otra parte, la CMT afirma que resulta «llamativo» que no se atribuyan al nuevo organismo competencias complementarias como, por ejemplo, las de defensa y protección de los usuarios, cuando las mismas «no sólo se revelan como un eficaz indicador del éxito de las políticas regularorias sino que presentan indudables sinergias entre sí».

[tags]cmt,reguladores[/tags]