La vida a través del Smartwatch, el reloj inteligente de Sony


[IFA 2013]Sony SmartWatch 2 y Xperia Z1, una pareja feliz

Este año se ha dicho que los relojes inteligentes dominarán el escenario tecnológico. Sin embargo, ocho meses han pasado y la revolución aún no despega.  Ello sin embargo no parece importar a los fabricantes ya que durante la próxima semana, en IFA, veremos novedades en estos dispositivos.

 

Los expertos aseguran que la situación cambiará cuando Apple presente su reloj inteligente y que todos estos movimientos no son más que tentativas por parte de los fabricantes para conquistar una parte del pastel antes de la llegada del “monstruo”.

Este sería el motivo por el que compañías que hasta ahora no habían mostrado ningún interés por este mercado ahora se vuelcan rápidamente hacía él.

No es el caso de Sony.

La compañía japonesa lleva tiempo apostando por este segmento y en IFA se da por seguro que presentará su tercera versión que mejorará algunos aspectos importantes en su funcionamiento.

A la espera de las novedades que presente esta nueva versión, nada mejor que hacer un repaso a este reloj inteligente.

El reloj de Sony está pensado como un espejo de los teléfonos Android (particularmente la línea Xperia de la empresa japonesa) por lo que requiere de una conexión Bluetooth constante a un teléfono con internet. Es decir, no tiene una conexión independiente.

Además hay que instalar una aplicación que se comunicará con el reloj y desde la cual se instalarán otras aplicaciones para el dispositivo que tenemos en la muñeca. Suena complicado al principio, pero a todo se acostumbra uno.

Lo Bueno

Notificaciones. Una de las ventajas del reloj de Sony es que está pensado como una extensión del móvil y al llevarlo en la muñeca siempre lo tenemoa más a mano para recibir las  notificaciones del teléfono.

¿Llegó un correo nuevo? El reloj vibra para avisarnos ¿Alguien está llamando? El teléfono permite silenciar la llamada, rechazarla o aceptarla aunque sólo se pueda tomar en el teléfono.

Las notificaciones son particularmente útil cuando se está en una reunión o en algún escenario en el que no es posible mirar la pantalla del teléfono.

Basta echar una ojeada al reloj para saber si un mensaje o llamada es importante.

Cámara fotográfica: El reloj no toma fotos, a diferencia de alguno de sus competidores,  pero puede controlar la cámara del teléfono y mostrarnos que está viendo el dispositivo.

Imaginen por ejemplo que quieren tomar una foto grupal en la que también salgan ustedes.

Ponen su teléfono inteligente en posición, revisan la imagen en el reloj y cuando crean que todos están listos tocan la pantalla. Así se toma la foto desde el teléfono.

Encuentra el teléfono: La segunda utilidad de estos aparatos es la de utilizarlos como control remoto del dispositivo.

Una de las aplicaciones que más ayudan es "Find my phone" (encuentra mi teléfono) para aquellas veces en las que solemos olvidar donde dejamos la máquina con la que hacemos llamadas.

Basta con tocar la pantalla del reloj para que el teléfono empiece a hacer ruido donde quiera que esté.

Ejercicio Hay un par de aplicaciones que permiten monitorear la actividad física: pasos caminados, kilómetros corridos, calorías quemadas.

La aplicación corre en el teléfono pero muestra todos los datos en la pantalla del reloj.

Éste además se puede desprender de la correa del teléfono y ajustarse a cualquier prenda de ropa.

Batería: Usándolo bastante, con varias notificaciones por hora, la batería del reloj duró tres días antes de necesitar una recarga.

Acostumbrados a tener que cargar nuestras computadoras y teléfonos constantemente, la duración se agradece.

Programadores El teléfono viene con algunas aplicaciones fabricadas por Sony, pero son aquellas desarrolladas por programadores independientes las que se llevan las ovaciones.

Watch It! en particular despliega cualquier notificación del teléfono en el reloj, incluyendo mensajes de Whatsapp.

Lo malo

Bluetooth El hecho de que el reloj dependa constantemente de una conexión a Bluetooth puede no ser muy cómodo y en algunas ocasiones perdemos esa conectividad. Por ejemplo cuando olvidamos el móvil en el despacho para una reunión o en el comedor para bajar un momento a tomar una copa o comprar algún producto.

Sony cumple con los parámetros de esta tecnología asegurando los 10 metros de cobertura. Aunque no hay que olvidar que algunos elementos arquitectónicos se convierten en obstáculos importantes a la conectividad.

Párasito Sin el teléfono que lo acompaña, el reloj inteligente deja de pensar. Bueno, tampoco es cierto es capaz de mostrarnos la hora. Para algunos usuarios su dependencia hacia el móvil podría ser suficientemente importante para rechazar su compra o decidirse por aquellos que cuentan con una SIM o vida propia.

Hora: Un reloj da la hora constantemente, el de Sony no. La mayoría del tiempo la pantalla está apagada y para ver la hora hay que darle dos toques rápidos.

Si los toques no funcionan (me pasó 2 de cada 10 veces en promedio) entonces hay que apretar el botón de encendido del reloj para que éste despliegue la hora.

Hay una razón detrás de esto. El reloj de Sony es una pantalla electrónica y mantenerla encendida consumiría la batería del dispositivo en forma mucho más rápida.

Diseño: Por el momento tanto Sony como otros fabricantes han cuidado poco el aspecto del reloj. Podíamos decir que su diseño responde al concepto esperado por los primeros usuarios de este tipo de dispositivos, los geeks, pero que es un obstáculo importante cuando se intenta abrazar un segmento más importante del mercado, preocupado por el diseño y la moda.

Aún así el reloj es ligero y no cansa en absoluto, pero las próximas generaciones apostarán por unos dispositivos ultra delgados y más glamurosos capaces de seducir a los cazatendencias y a las celebrities, capaces de convertir cualquier producto en un éxito de masas.

¿Tienen futuro los relojes inteligentes?

Esa es la gran duda que pesa sobre estos nuevos dispositivos y cuya popularidad empezó cuando se conoció que Apple estaba trabajando en ellos.

Hasta ahora han tenido un relativo éxito en segmentos minoritarios como también paso con los Rio, por ejemplo, cuando introdujeron los primeros reproductores MP3 en el mercado. La llegada del iPod revolucionó el mercado y convirtió ese dispositivo en un imprescindible para la vida de millones de personas de todo el mundo.

Puede ser que el futuro iWatch consiga ese mismo éxito y entonces todo el esfuerzo que vienen desplegando los fabricantes con Sony y Samsung a la cabeza quede recompensado. Lo veremos en breve, ya que será esta temporada navideña la clave que marcará su futuro.