Las operadoras frenan la inversión en las redes de alta velocidad que incentiva la UE


La crisis ha llevado a las operadoras europeas de telecomunicaciones a echar el freno en sus inversiones. Los principales perjudicados son los planes de mejora y adecuación de la tecnología LTE, la que ofrece internet móvil a una velocidad hasta diez veces mayor que las redes actuales.

El compromiso asumido por los operadores es alcanzar un desembolso de 6.000 millones de euros hasta 2013, según los analistas del mercado.

Alarmada por los informes del sector, la Comisión Europea ha hecho un llamamiento a no bajar la guardia. Como estímulo, anunció que destinará una cantidad adicional de 18 millones de euros a financiar la investigación en esa área.

El Ejecutivo comunitario está convencido, además, de que las redes móviles aprovecharán las ventajas de la liberación de frecuencias que supondrá el paso de la televisión analógica a la digital. Asegura que, con el cambio, todo serán ventajas: las señales viajarán más lejos que con la actual tecnología GSM, se reducirá el número de antenas para la misma cobertura y disminuirá el consumo de energía necesario.

En Europa está en marcha la que ya se denomina tecnología 4 G, conexión inalámbrica que proporciona internet móvil desde velocidades que pueden ir de 100 a 1.000 megabits por segundo.

Operadores móviles de España (Telefónica y Telefónica 02 en el Reino Unido), Finlandia, Alemania, Noruega, Suecia y el Reino Unido se afanan en su desarrollo. En España está en periodo de pruebas, mientras Suecia y Noruega han anunciado un lanzamiento comercial en el primer semestre de 2010.

VENTAJAS

La Comisión Europea es consciente de la fortaleza y las ventajas que ha aportado al mercado comunitario el desarrollo de una misma tecnología y está decidida a reforzar la apuesta. Los países de la UE -que todavía no han sido capaces de poner en común ni siquiera los enchufes de los aparatos eléctricos- se decantaron desde el principio por la norma GSM de telefonía móvil y lograron con ello un verdadero mercado único, el más potente a escala internacional, que hoy utilizan un 80% de las redes mundiales.

Gracias a esa tecnología común, la penetración de la LTE para que los servicios de banda ancha móvil convencional se ofrezcan a precios asequibles, y lleguen a las regiones menos pobladas, y para que una oferta más avanzada -la de velocidades de hasta 1.000 megabits por segundo- permita a los usuarios aprovechar servicios más complejos, como la televisión de alta definición o el video a la carta,

Para apoyar la expansión de la 4 G común en todas sus opciones, el Ejecutivo comunitario desembolsará 18 millones de euros adicionales. En total, la UE invertirá más de 700 millones de euros hasta 2013 en la investigación sobre las redes futuras, y la mitad de esa cantidad se ha asignado a las tecnologías inalámbricas que permitirán el desarrollo de las redes 4 G y posteriores.

[tags]Telefonía Móvil Europa,LTE[/tags]