Los operadores móviles virtuales no terminan de despegar


Dos años después de la apertura del mercado a los Operadores Móviles Virtuales (OMV), su porcentaje dentro de la tarta de la telefonía móvil sigue siendo incipiente, con una representatividad de 1,4% del mercado, en comparación con el 1,2% de Yoigo, el 20,6% de Orange, 31,3% en manos de Vodafone y 45,5% que controla Movistar, líder del negocio, informa la agencia Colpisa.

Agencias - Sin embargo, la velocidad con que estas novedosas compañías ganan cuota de mercado y líneas les augura un futuro próspero en el corto plazo.

En 2007, el año del auge de los OMV, la telefonía móvil generó unos ingresos por servicios minoristas de 14.887 millones de euros, un 11,6% interanual más, con un repunte de la facturación por transmisión de datos próxima a los 800 millones, según datos de la memoria anual de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT). A lo largo del año se estrenaron siete de estos operadores que, junto a los ya existentes y a Yoigo (que trabaja en el ámbito virtual y mediante red propia), lograron captar un tercio de los tres millones de nuevas líneas de voz contratadas en el ejercicio.

Eso les permitió alcanzar un 1,9% en la cuota de mercado. De este porcentaje, un 0,9% correspondió a Yoigo y de entre el 1% restante, Euskaltel se llevó la mitad.

El pasado año terminó con 48,4 millones de líneas de voz (un 6% más que en 2006). El negocio de los móviles es un sector altamente competitivo. Una pelea avivada ahora por la llegada de los OMV, que en muchas ocasiones recurren a estrategias comerciales del estilo de del bajo coste para captar clientes. Consecuencia de esa política tan agresiva, el año pasado 4,2 millones de clientes cambiaron de operador, un 6,4% más que un año antes.

La presencia de los operadores virtuales intensifico la pugna como lo demuestra el hecho que de si en 2006 Movistar y Vodafone fueron los que más clientes 'robaron' a sus competidores, estas dos compañías registraron las mayores caídas netas en 2007. Lo que representó un salto cualitativo para Yoigo y el conjunto de los virtuales, que obtuvieron 118.000 y 206.000 nuevas líneas, respectivamente.

Infidelidad

Y es que el cliente de móvil es muy poco fiel. Según los datos de la CMT, el índice de rotación de clientes - es decir, el número de bajas anuales en función de los clientes totales- fue del 25%.

Un baile que en el caso de los OMV fue mucho más intenso. Frente a esa media del 25%, el segmento virtual sufrió una rotación del 40,5%: son los que más captan y los que más pierden al mismo tiempo.

El regulador destaca en su análisis la dificultad de arañar cuota de mercado puesto que aunque el número total de líneas sigue avanzando, lo hace a ritmos muy inferiores que años atrás por la sencilla razón de que no hay margen para muchos más móviles.

A cierre de 2007, Movistar lideraba la clasificación de la cuota de mercado con un 45% del total de líneas (un año antes controlaba el 45,7%), seguida de Vodafone, que con un 30,5% fue la única de las compañías tradicionales que no perdió negocio, pues en 2006 su porcentaje fue del 29,9%. En tercer lugar, Orange, que en un año pasó del 24,3% al 22,5%. Tras éstos, Yoigo y los virtuales, con el 0,9% y 1%, respectivamente.

Buenas perspectivas

Este año ha comenzado muy bien para los OMV, que han aumentado un 60% su número de líneas activas hasta los 0,69 millones en los cinco primeros meses. En ese mismo periodo, Yoigo mejoró un 23% al pasar de 0,48 a 0,59 millones de líneas. La parte negativa la protagonizó Orange, que perdió 0,64 millones de clientes respecto a los que disfrutaba el pasado diciembre. Por su parte, Vodafone y Movistar se apuntaron aumentos del 4,76% y del 3,68%, respectivamente.

A pesar de su actual baja significación en el mercado de la telefonía móvil, la importancia de los nuevos operadores radica en que han logrado conseguir en muy poco tiempo penetrar en un mercado muy competitivo. A medio plazo, las perspectivas son notables, según señalan los expertos, que creen que en cinco años el número de compañías virtuales se duplicará. Será entonces cuando comience un proceso de "selección natural por un lado y de concentración, por otro".

El secretario de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información, Francisco Ros, aseguró el pasado viernes que el Gobierno prepara la reducción del plazo necesario para cambiar de operador móvil de los actuales cinco días a tan sólo dos. Esto, afirman los expertos, aunque no asegura una incidencia directa en las cifras de los OMV "sí facilita una portabilidad que hasta ahora ha resultado beneficiosa para éstos".

Tras los denominados Operadores Móviles Virtuales (OMV) se encuentran todo tipo de compañías. Bien es cierto que la mayoría de estas pertenecen al mundo de las telecomunicaciones, como es el caso de Euskaltel o Telecable. Pero otros muchos sectores, ajenos en principio a la tecnología, se han interesado por este incipiente negocio. Entre estos recién llegados destacan aquellos que proceden de la distribución comercial, como Carrefour y su filial Día, Eroski o El Corte Inglés (si bien este grupo aún no ha concretado los detalles de su salida al mercado, que se espera para el otoño).

A estos se suma The Phone House, que ser una cadena de tiendas de teléfonos móviles ha pasado a desarrollar su propio negocio como OMV. A su vez, dos empresas del sector del turismo y los viajes, Marsans y el Grupo Globalia (dueño de la aerolínea Air Europa y la agencia Viajes Halcón), también se han interesado por las perspectivas que a futuro ofrecen los virtuales.

No todo está inventado. El mercado ha generado un novedoso y curioso nicho que ha sido bastante cuestionado: el de los denominados operadores virtuales 'emocionales'. La intención de estos es dirigirse a sus clientes desde los sentimientos. Así, trabajan con partidos políticos, ONG´s, equipos de fútbol o colectivos de inmigrantes. Lebara y Happy Móvil, por ejemplo, se han especializado en captar a quienes viven lejos de su lugar de nacimiento.

[tags]Operadores, Telefonía Móvil España[/tags]