Los terminales de gama baja y media protagonistas del MWC14


smartphones-basicos

Los terminales Premium ceden terreno a los equipos de bajo coste en esta edición del Mobile.

 

A pocas horas de iniciarse esta edición del MWC, Firefox presentaba su estrategia de crecimiento para este 2014 y los nuevos terminales que llegaran a los consumidores en los próximos meses… era un aperitivo.

El lunes, Nokia «sorprendía» a propios y extraños presentando su nueva línea de móviles X operando bajo Android y enfocados al segmento de entrada. Era, la confirmación.

Prácticamente todas las compañías pesantes en el MWC han centrado sus novedades este año en el segmento de entrada y medio, dejando de lado los equipos Premium que hasta ahora habían dominado las sucesivas ediciones del Congreso Mundial de móviles.

Cambio de ciclo

El periodo en el que los consumidores renovaban sus terminales ha pasado de los iniciales 14 meses a os 18 o 24. Esta situación ha provocado una «saturación» de marcas y productos en el segmento más alto del mercado. Por el contrario, el segmento de entrada y medio-bajo y en el que se concentran, en unidades, casi el 50% de las ventas parecía haber sido abandonado por las grandes fabricantes cediendo este segmento a las marcas blancas de los operadores o equipos low cost asiáticos.

El cambio de ciclo en las renovaciones así como también la llegada de nuevos consumidores de los llamados países emergentes interesados en adquirir teléfonos «inteligentes» ha llevado de nuevo a los fabricantes a centrar su atención a este segmento lanzando nuevos equipos para satisfacer una demanda que va en aumento.

Gigantes como Huawei (Ascend G6), HTC (Desire), ZTE (Grand Memo), Sony (Xperia M2) y LG (Series L) han volcado sus esfuerzos en esta edición del MWC en este segmento, en el que compiten con otros fabricantes lowcost como Acer, Lenovo, bq o Wikio y que se han convertido en los amos de los llamados terminales libres, es decir aquellos que se venden fuera del canal de los operadores.

Sin embargo, el más atrevido en ese cambio de orientación ha sido Nokia. Su apuesta por la familia X en el que se combina la experiencia del fabricante con los servicios de Microsoft y el sistema operativo de Google a precios por debajo de los 100 euros la convertirá en un competidor difícil de batir en ese nuevo terreno de batalla de los smartphones de bajo coste o de entrada.