Relojeros suizos no quieren tratos ni con Apple ni con Samsung


baselworld

Los relojes inteligentes están en boca de todo el mundo y parece que podrían convertirse en el gran éxito de ventas de las próximas navidades… Sin embargo los maestros suizos miran con recelo ese movimiento y no desean verse mezclados en esa nueva moda.

Apple es para muchos consumidores sinónimo de calidad y prestigio, pero en otros ámbitos la célebre compañía es contemplada bajo una percepción un tanto distinta.

Nos referimos, por ejemplo, a las grandes casas relojeras suizas que desean mantener distancias con una empresa con sede en California que manufactura sus productos en China, algo para ellos totalmente opuesto a la clase y sofisticación que siempre han representado sus relojes elaborados artesanalmente.

Y si a Apple la miran con recelo, aún más a Samsung y otros fabricantes de productos electrónicos enfocados a un mercado masivo y en el que la meta es subir peldaños en los rankings de ventas.

En una entrevista para la cadena CNBC, el analista Mario Ortelli, de la firma de estudio Bernstein, especializada en el lujoso mundo de la joyería y relojera, comentó en referencia al reciente fichaje de ejecutivo de Tag Heur que no es la primera vez que Apple se acerca a un ejecutivo proveniente de la industria de la relojería fina.

Sin embargo y a diferencia del mundo de la moda en el que ha conseguido fichar a la Presidenta de Burberry y al ex director de la marca de moda francesa Yves Saint Laurent, en el terreno de la relojería no ha tenido tanto éxito.

"Apple se está acercado a los fabricantes suizos desde varias perspectivas y en varios niveles, pero la respuesta ha sido una negativa contundente. Esto se entiende, ya que si produces joyería de primera clase y cooperas con Apple, tu reputación se diluye", detalló el analista,

Según este analista, "las marcas de más prestigio consideran que iWatch o cualquier otro reloj inteligente está muy por debajo de lo que consumen sus clientes y, en consecuencia, no piensan que represente un riesgo."

También comparte esta opinión Jon Cox, analista de Kepler Cheuvreux en Zúrich.

Cox dijo "no creer que un iWatch pueda ser una amenaza para los relojes de lujo suizos" (…) "veo algún potencial impacto en aquellas firmas y marcas que producen relojes por debajo de los 1.000 dólares. En ese segmento podría producirse un trastorno temporal si hay una alta demanda de iWatches".