6 grandes grupos controlan los medios informativos estadounidenses


ImagenLa venta del Wall Street Journal al magnate de prensa Rupert Murdoch marca una nueva etapa en la concentración de los medios en EEUU en una decena de grandes grupos, para desesperación de los defensores de la pluralidad de opiniones.

Agencias – »Es bueno para él, y una pena para los lectores», comentó Víctor Navasky, presidente de Columbia Journalism Review.

»Esto se inscribe en la tendencia a la concentración de los medios, cada vez menos personas o grupos poseen más y más medios, y hay cada día menos pluralidad de opiniones, de voces alternativas», dijo.

Según el sitio Stop Big Media, en Estados Unidos no hay más que seis grandes grupos de los cuales la mayoría de los norteamericanos se nutren de informaciones: AOL-Time Warner, Disney (ABC), Viacom, General Electric (propietaria de NBC), News Corp. y CBS.

Ya eran unos cincuenta en 1983, reducidos a 30 en 1987. Sin olvidar de los surgidos de las nuevas tecnologías: Yahoo!, Microsoft y Google.

Debilitada por internet que le quita ingresos publicitarios y lectores, la prensa escrita es un blanco vulnerable para los conglomerados.

Muchos grandes grupos de prensa han cambiado de manos en los últimos dos años. A comienzos del 2006, el grupo Knight Ridder y sus 90 publicaciones habían sido retomados por su rival McClatchy por $6,500 millones.

En abril, el grupo Tribune, propietario de títulos como Los Angeles Times y Chicago Tribune, así como cadenas televisivas, aceptó ser adquirido por $13,000 millones por el magnate inmobiliario Sam Zell.

Pero si la venta de Tribune suscitó un cierto alboroto, la compra del WSJ por Murdoch desencadenó críticas, que acabaron dirigidas contra Murdoch y en defensa del periodismo independiente.

El caso reunió dos extremos: el Wall Street Journal, con sus artículos largos, austeros y sin fotos, simboliza la resistencia al sensacionalismo, mientras que Murdoch es conocido por sus tabloides provocativos.

Jim Ottaway Jr., cuya familia posee 6% de los derechos de voto de Dow Jones, calificó recientemente al New York Post,el tabloide estadounidense de Murdoch, y a su cadena Fox como »amenaza clara contra el periodismo honesto estadounidense» y acusa al magnate de «distorsionar los medios concentrados en sus manos para favorecer sus intereses personales, políticos y económicos».

Para la asociación independiente Free Press, «la venta del WSJ a Murdoch sería mala para el periodismo y peor aún para la democracia».