Adios definitivo a Windows XP


Windows8-windowsxp

El próximo 8 de abril será el día en que Microsoft deje de prestar soporte y actualizaciones de seguridad para su sistema operativo Windows XP, lanzado en 2001. A partir de esa fecha, los usuarios podrán seguir utilizando el sistema operativo, pero sabiendo que estarán más expuestos a ataques de ‘software’ malicioso debido a las brechas de seguridad.

En la actualidad, casi el 21 por ciento de los ordenadores de todo el mundo siguen funcionando con Windows XP, según un estudio de Stat Counter. Para reducir esta cifra y ayudar a la migración de los clientes a Windows 7 u 8.1, Microsoft está lanzando ofertas en sus productos para facilitar el cambio.

Después de trece años, la tecnología ha cambiado de forma muy rápida y continuada y su valoración por parte de los clientes y empleados de las empresas se ha incrementado hasta ser uno de los factores para evaluar una empresa. Según una encuesta realizada por Microsoft, dos tercios de los encuestados indicaron que una PYME se percibe como desfasada si el sistema operativo o sus ordenadores tiene una antigüedad de superior a los cinco años.

Pero actualizar los equipos y su ‘software’ no es un gasto, sino una inversión a largo plazo ya que supondría ahorrar una media de 427 dólares al año en reparaciones de viejos ordenadores.

"Las pequeñas empresas están preocupadas sobre cómo fomentar su crecimiento y cuáles son los retos a los que se enfrentan. Las tecnologías modernas, como Windows 8.1 y Office 365, ofrecen a las empresas la capacidad de trabajar de forma más inteligente, aumentando su base de clientes de forma más rápida y con más beneficios", comentaba el vicepresidente de PYMES mundiales de Microsoft Corp, Thomas Hansen.

En cualquier caso, a partir de la fecha anunciada por Microsoft para el fin del soporte a Windows XP, las empresas que no actualicen a sistemas más actuales tendrán que hacer frente a problemas como mayores costes y menor productividad, debido a los fallos que podrían presentar los viejos equipos y a la repercusión que esto tiene en la productividad de una empresa; y una mayor exposición en la seguridad y riesgos de incompatibilidad de ‘software’ y ‘hardware’.

¿Qué significa ‘fin de soporte’ de Windows XP para las empresas y particulares?

El fin de soporte no significa que desde el 8 de abril de 2014, Windows XP y Office 2003 dejen de funcionar de forma repentina, sino que ya no habrá más actualizaciones de seguridad o soporte técnico para Windows XP y Office 2003, lo que podría llevar a graves problemas, incluyendo:

  • Mayores costes y menor productividad: La reducción de los costes operativos y mejora de la productividad de los empleados está entre las principales prioridades de las empresas. Atendiendo a ello no deja de ser sorprendente que el 47% de las pymes indique que la falta de presupuesto sea la principal razón por la que no sustituyen los viejos PCs, pese a los problemas frecuentes y pérdida de productividad que ocasionan (Techaisle, 2013). A pesar de ello, la sustitución de los viejos PCs y la migración a las versiones actuales de Windows y Office en la mayoría de casos tiene un menor coste si se evalúa la situación a largo plazo. Según el mismo informe, los pequeños negocios gastarán una media de 427 dólares en reparaciones de PCs con una antigüedad superior a los cuatro años, sin mencionar las horas de productividad perdidas en la resolución de problemas.
  • Exposición de la seguridad y riesgos de compatibilidad: la seguridad es, por supuesto, una de las grandes preocupaciones para todos los negocios. La falta de soporte y los equipos sin actualizar incrementa el riesgo de padecer graves de seguridad. De hecho, un reciente informe realizado por el equipo Trustworthy Computing de Microsoft ha demostrado queWindows XP es cinco veces más susceptible de sufrir infecciones por virus y ataques con éxito que Windows 8.1.
  • Falta de nuevas aplicaciones: Tras el 8 de abril de 2014 los desarrolladores de aplicaciones y vendedores de soluciones independientes (ISVs), que desarrollen soluciones para Windows XP, no mantendrán el mismo nivel de atención a las aplicaciones existentes, y dejarán de desarrollar nuevas soluciones. En otras palabras, independientemente de los programas que utilice en Windows XP en la actualidad, dejará de beneficiarse de nuevas características u otros avances. Sus PCs no evolucionarán para adaptarse a los requisitos de los clientes y el mercado, perdiendo la carrera de la competitividad.
  • Iniciativas locales para dar el salto a Windows 7 y Windows 8

    Desde el anuncio del fin del soporte, la Microsoft ha informado puntualmente a sus clientes, aumentando la comunicación estos últimos seis meses, con el objetivo de ofrecerles todas las ventajas de migrar hacia una tecnología moderna.

    A través de la web dedicada al fin del soporte de Windows XP, los usuarios pueden acceder a toda la información disponible, así como a un gran número de materiales (guías, vídeos y planes de financiación) que les facilitarán el proceso de migración. Además, la compañía promueve el desarrollo de formaciones online o a través de eventos locales presenciales como Microsoft en tu ciudad, que recorren toda la geografía española para acercar a los clientes las enormes oportunidades que ofrece la tecnología actual. Por su parte y gracias a nuestros partners, existen diferentes Planes Renove adaptados a necesidades específicas de la pequeña y mediana empresa. Para el usuario final existen ofertas de dispositivos de última generación con Windows 8 a partir de 300 euros.