Alemania: Sindicatos y políticos llaman al boicot contra Nokia


DGBLa decisión del fabricante de trasladar una de sus fábricas de Renania a Alemania puede provocar el hundimiento de la marca en Alemania.

Nokia podría haber errado en el análisis que realizó sobre las repercusiones del cierre de la fábrica en territorio alemán. Tras recibir 85 millones de euros en subvenciones publicas y pasado el plazo acordado con la administración estatal, Nokia decidió trasladar la planta a Rumania.

La compañía alegó que la decisión fue tomada por el ahorro que significa producir en ese país del Este Europeo, recién integrado en la Unión.

"Los costos laborales en Alemania son casi diez veces más que en Rumania", es el argumento del fabricante de telecomunicaciones.

¡Boicot a Nokia!

Esta decisión ha colocado de nuevo el tema de las deslocalizaciones en prioritario para sindicatos y gobernantes. Los trabajadores alemanes son unos de los más perjudicados por las decisiones de los grandes fabricantes de trasladar sus plantes a países cercanos con costes salariales más bajos.

Y al grito de "¡Boicot a Nokia!" buscan poner freno a esta situación que solamente beneficia a las grandes multinacionales.

"Quienquiera que compre un teléfono móvil hoy debería pensar sobre la elección que están haciendo y las consecuencias catastróficas que tendrán los actos de la compañía en Bochum para miles de trabajadores," declaró Muscheid, que dirige la DGB en el estado de Rhineland-Palatinate, en el suroeste de país.

Este mismo sindicato, el más poderoso del país, ha distribuido un comunicado a todos sus afiliados bajo la consigna de ¡Boicot a Nokia!".

Los políticos, por su parte, están hartos de que las multinacionales exijan subvenciones para abrir fábricas y que cuando estas se acaben abandonen la zona para ir a otra región o país donde seguirán recibiendo dinero público. El Ministro socialista de finanzas, Peer Steinbrück, calificó acertadamente esta forma de actuar de 'capitalismo de caravana' y se han apuntado rápidamente al llamamiento sindical.

El presidente del gubernamental Partido Socialdemócrata Alemán (SPD), Kurt Beck, dijo en una entrevista al diario Bild am Sonntag que 'Un móvil de Nokia ya no entrará en mi casa'.

El ministro de Consumo, Agricultura y Pesca, Horst Seehofer, anunció también que cambiará su aparato de telefonía móvil en solidaridad con los trabajadores de la planta de Bochum (oeste de Alemania), ya que 'no me gusta la manera en que se están haciendo las cosas'.

El político socialcristiano bávaro (CSU) subrayó su intención de utilizar a partir de ahora un aparato de telefonía móvil de otro fabricante y confirmó que su ministerio estudia la posibilidad de ordenar el cambio de todos los móviles oficiales..

El responsable del Instituto Alemán de Valoración de Marcas, Michael Hartung, señaló en "Bild am Sonntag" que el cierre de Bochum traerá consigo más perjuicio que ventajas para Nokia. No sólo ahora, cuando es diana de críticas en la prensa, sino "también a medio plazo los daños de imagen para la marca serán mayores que el aumento de productividad. Cuento con una reducción de beneficios de entre el 10% y el 15% en Alemania, al principio incluso bastante más", señaló.

[tags]Nokia[/tags]