Artistas y Autores exigen que se respete su trabajo y la propiedad de su obra


Imagen

Actores, artistas plásticos, músicos y representantes de las entidades de gestión, entre otros, se concentraron ayer en Madrid para defender la persistencia del Canon digital como forma de compensar la copia privada de las obras protegidas por derechos de autor.

La concentración se produjo ante la sede Academia de Cine en Madrid con la asistencia de más de 150 profesionales, que simbolizan al tejido cultural, entre actores, músicos, escritores, artistas plásticos y representantes de las entidades de gestión, en nombre de miles de compañeros, entre otros, han incidido en la importancia que la copia privada tiene para el mundo de la creación de este país.

Entre otras personalidades que exigieron la pervivencia de la copia privada estuvieron presentes la presidenta de la Academia de Cine Ángeles González Sinde; los actores José Coronado y Juan Luis Galiardo, el compositor José Miguel Fernández Sastrón, el escritor Lorenzo Silva, el pintor Alfonso Albacete, los directores Emilio Martínez Lázaro y Gerardo Herrero, y la cantaora Carmen Linares.

Imagen

En este sentido, Lorenzo Silva, afirmó que «estamos aquí en representación de millones de creadores y de personas que trabajan en la industria de la creación», defendió que «la compensación por copia privada es una parte de nuestro salario y es un beneficio para el ciudadano que tiene un mayor acceso a la cultura«. Por su parte, José Coronado fue tajante al subrayar que «ningún político se puede sentir legitimado a eliminar la cultura«. Gerardo Herrero manifestó su deseo de que «los diputados recapaciten» con el fin de que la copia privada siga existiendo en el futuro. Juan Luis Galiardo declaró que «la copia privada es una ayuda sustancial para el mundo de la creación» y si se pierde «será un desprecio hacia la cultura».

En un acto de movilización se leyó el siguiente manifiesto en defensa de los legítimos derechos de los creadores a favor de la copia privada:

Manifiesto
El Congreso de los Diputados decide, el jueves 20 de diciembre, la supervivencia de la remuneración compensatoria por copia privada, uno de los derechos fundamentales de Propiedad Intelectual. Ante la posibilidad de su fin, que representaría una catástrofe para la cultura española y su industria de contenidos, los creadores y productores culturales que suscriben el presente manifiesto quieren manifestar a los diputados, a los partidos políticos y a la opinión pública lo siguiente:

1.- La eliminación de la copia privada propuesta por el Senado supondría, de facto, la usurpación de un derecho legítimo consagrado por la práctica totalidad de las legislaciones europeas, colocaría a nuestro país en el furgón de cola de la protección de la Propiedad Intelectual y pondría en peligro la industria española que genera los contenidos necesarios para el desarrollo y la identidad cultural de nuestra sociedad.

2.- La compensación por copia privada, mal llamada canon digital, no es un impuesto, ni una medida arcaica ni indiscriminada, sino el más progresista de los derechos de propiedad intelectual, que pone en manos de los ciudadanos la posibilidad legal de realizar y disfrutar, en el ámbito doméstico, de nuestras miles de obras y creaciones intelectuales sin solicitar autorización previa.

3.- Acabar con la copia privada significaría la aceptación por nuestros dirigentes de las posiciones de una industria tecnológica empeñada desde hace meses en pisotear, a través de una campaña de desprestigio y falsedades, los legítimos derechos de Propiedad Intelectual.

4.- La implantación y desarrollo de la Sociedad de la Información en España no puede hacerse, bajo ningún concepto, a costa del sacrificio y del trabajo de los creadores y de las industrias de contenidos, ni de la destrucción de un sector, el de la cultura, que contribuye de forma determinante al PIB y al empleo nacional.

Solicitamos al Congreso de los Diputados que no vote a favor de suprimir la compensación por copia privada para los creadores españoles y que no utilice nuestros derechos como un arma electoral, puesto que está en juego el desarrollo cultural, educativo y científico de nuestro país. Expresar en un sentido o en otro el sufragio es declararse a favor o en contra de la CULTURA.

[tags]Canon Digital[/tags]