Aunque casi al 50% de los internautas le deprime la vuelta al trabajo, a un tercio le apetece volver a su vida normal


depre-vaciones-petitEl 28,8% consideran que sufren la depresión post-vacacional, además el 86,5% afirma que sufre alguno de sus síntomas y el 40% dice que sólo los padece entre 1 y 5 días

Loquo.com ha anunciado los resultados de una encuesta llevada a cabo entre 1.000 internautas acerca de la vuelta al trabajo después de las vacaciones y la depresión post-vacacional. Según los usuarios encuestados, casi un tercio de ellos confiesan que no le disgusta la vuelta de vacaciones, ya que le apetece volver a su vida normal. Sin embargo, el 23% lo considera un suplicio.

Aunque el 28,8% se auto-diagnostica como víctimas de la depresión post-vacacional, muchos más dicen padecer al menos uno de los síntomas (86,5%). Pero muchos recurren a medidas para aliviar o prevenir el estrés. Para combatir el estrés provocado por el retorno de las vacaciones, más de un 43% realiza técnicas como deporte (28%) y yoga (8%), sin embargo un elevado número de encuestados (20,8%) afirma que les gustaría hacerlo pero no tienen tiempo. Además los empleados estarían a favor de que su empresa les ofreciera clases antiestrés, eligiendo como primera opción, masajes (60,6%), en un segundo lugar, sesiones de yoga (21,6%), full contact (19,5%) y risoterapia (18,2%), respectivamente

De acuerdo con la encuesta, entre las motivaciones que llevan a los asalariados a considerar la vuelta como un consuelo, destacan en primer lugar el sueldo (35,1%), ya que un 22,1% confiesa que le deprime su situación económica tras las vacaciones, en segundo lugar la buena relación con sus compañeros (30,3%) y la satisfacción de hacer en su trabajo lo que les encanta (31,5%).

Según el estudio, un 23% de los encuestados considera el trabajo como un suplicio, un 27,8% una necesidad, un 17,9% una obligación y un deber, y los más pesimistas opinan que es una pesadilla (6,5%). Sin embargo, también existe una parte de la población que ve el trabajo como un aliciente positivo en sus vidas, ya que un 33,6% opina que el trabajo es una manera de realizarse como profesional y como persona, una satisfacción personal (10,5%) e incluso una aventura fascinante (3,7%).

Entre los principales síntomas que los empleados sufren cuando regresan al trabajo destacan el cansancio (40,5%), el sentimiento de tristeza (39%), la falta de motivación (37,2%), la falta de concentración (30,4%), la fatiga (23,5%), la irritabilidad (15,3%) y hasta la falta de apetito (8,9%) como los más nombrados. Según los encuestados, estos duros indicios de depresión los padecen entre 1 y 5 días (36,2%), una semana (27,1%) y entre 10 y 15 días (22,7%). Sólo un 8,1% los padecen más de 2 meses, lo que se deriva más hacia el llamado “síndrome de burnout”. En este aspecto, también hay quien opina que se trata de una manera de quejarse del trabajo (26,8%), un pretexto para no trabajar (15,3%) o una enfermedad de moda (15,2%).