Ballmer se despide como CEO de Microsoft con un emotivo discurso


steve-ballmer

Steve Ballmer, CEO de Microsoft, aprovechó su última reunión de trabajo para ofrecer un emotivo discurso a miles de sus empleados que, con lágrimas en sus ojos, escucharon a aquél que cederá su posición durante uno de los momentos más difíciles de la compañía.

Ante la expectativa mirada de más de 13,000 empleados de Microsoft, Steve Ballmer inició – como es costumbre – su última reunión de trabajo al son de Wanna be Startin’ Somethin’, canción que Michael Jackson hiciera famosa la banda sonora de la película Dirty Dancing. La música, que pronto fue ahogada por las ovaciones de los trabajadores, recordó a la primera reunión de Ballmer con su equipo hace 30 años, en 1983.

Al momento en que la música paró, Ballmer repitió la frase que utilizó en aquella primera reunión: "Tenemos un potencial increíble frente a nosotros. Tenemos un destino increíble". "Sólo nuestra compañía y otras pocas tienen la posibilidad de escribir el futuro. Pensemos en grande. Apostemos en grande," finalizó.

Por otro lado; sin embargo, Ballmer no desaprovechó la oportunidad para hablar de sus rivales, quienes durante los últimos años han ido ganando un terreno antes dominado por Microsoft: Apple y Google. "Apple continúa intentando estar siempre de moda y Google quiere conocer más, mientras que Microsoft tratará siempre de hacer más," enfatizó el CEO.

No obstante lo emotivo del discurso final de Ballmer, éste continuará a la cabeza de la compañía durante unos meses más en lo que la junta directiva prepara el terreno para elegir a su sucesor. Hasta ahora, dos fuertes candidatos han destacado: Stephen Elop, ex-CEO de Nokia, principal aliado de Microsoft en el terreno de los dispositivos móviles y Alan Mulally, ejecutivo de Ford Motor Company. Al momento de su retiro, Ballmer pasará a formar parte del consejo directivo junto a Bill Gates, fundador de Microsoft.

Hace un par de meses Ballmer justificó su retiro como cabeza de la compañía mencionando la necesidad de Microsoft por gente e ideas nuevas. El momento de esta transición coincide con la constante baja en las ventas de PCs y dispositivos móviles con sistema operativo Windows Phone y Windows RT.