Bill Gates lanzó en Pekín proyecto para llevar tecnología a países en desarrollo


microsoft-up-petitMicrosoft tardó 35 años en contar con mil millones de consumidores, hombres de negocio en su mayoría, en el primer mundo. Los siguientes mil millones, pobres, serán clientes en 2015. El proyecto se presenta ya en Argentina, Chile y Guatemala.

EFE.- Con el objetivo final de llegar a cinco mil millones de personas en todo el mundo que no tienen un PC, Bill Gates presentó un programa hoy, en Pekín por medio del cual el fundador de Microsfot quiere llegar de inmediato a los mil millones de personas de países pobres que no tienen acceso a la tecnología.

El proyecto se denomina «Unlimited Potential» («Potencial Ilimitado»), mediante el cual Microsoft ha llegado a acuerdos con gobiernos e instituciones como el Banco Asiático de Desarrollo para proveer computadoras personales y un software facilísimo al módico precio de tres dólares por unidad.

Al respecto, Gates sostuvo durante la presentación del proyecto que «todos los seres humanos merecen la oportunidad de conseguir su pleno potencial. Llevar los beneficios de la tecnología a los próximos cinco mil millones de personas requerirá nuevos productos que satisfagan las necesidades de las comunidades desatendidas».

Para dejar clara la filantropía del proyecto, Gates invitó hoy al Premio Nobel de la Paz, Mohamed Yunus, a la presentación del mismo, aunque quedó claro que el hombre más rico del mundo y el Nobel hablan lenguajes diferentes.

«Hay que crear soluciones para las mujeres pobres. Quizás sean pobres, pero no son estúpidas, no son ignorantes. Se puede acabar con la pobreza global de forma muy rápida», explicó Yunus, quien insistió en que la riqueza del planeta se concentra en una minoría, a la que, por cierto, pertenece Gates.

El ambicioso programa de Gates consta de tres áreas: educación, innovación y trabajo, con soportes que en breve quedarán obsoletos en los países más ricos.

«Microsoft Student Innovation Suite» es un programa asequible para que lo compren los gobiernos que incluye el programa Windows y PC para estudiantes de primaria y secundaria.

Desde el segundo semestre de este año Microsoft ofrecerá este paquete por 3 dólares la unidad a los gobiernos cualificados por el Banco Mundial como economías de ingresos medios y bajos.

El aspecto innovador se concreta en la apertura de 200 Centros de Innovación de Microsoft en los próximos dos años en 25 países, una ampliación adicional a los actuales 110 centros que ya operan en 60 naciones.

El tercer proyecto, laboral, afronta el problema del paro con la creación de portales que se pondrán en marcha en India a finales de este año para ayudar a 400.000 estudiantes a mejorar sus capacidades tecnológicas, y de ahí se expandirá a otros países.

Gates ha firmado un acuerdo con el Banco Asiático de Desarrollo (BAD) para reforzar la competencia y el desarrollo sostenible en AsiaPacífico, introducir la tecnología en la educación, facilitar oportunidades laborales y mejorar sus sistemas comerciales.

Para sazonar el proyecto, Microsoft ha firmado cinco «Asociaciones de Acceso a la Tecnología» con Argentina, Botswana, Chile, China y Egipto, que vienen a añadirse a 50 programas ya existentes que combinan los recursos de los gobiernos, empresas y organizaciones no gubernamentales para incrementar el acceso al PC.

La iniciativa de Microsoft llega después de que competidores como Apple estén rebajando sus productos, de la emergencia de empresas como Lenovo y de que la piratería se esté convirtiendo en el verdadero acceso a la tecnología para los pobres, con el programa Vista pirateado en China incluso antes de su comercialización.

Microsoft tardó 35 años en contar con 1.000 millones de consumidores, hombres de negocio en su mayoría, en el primer mundo.

Los siguientes mil millones, pobres, serán clientes en 2015. «Hay un aspecto de interés de Microsoft, no nos da pena. Pero la otra opción es no hacer nada, y creo que estos países necesitan avanzar e incorporarse al área productiva», señaló Orlando Ayala, directivo de Microsoft para mercados emergentes.

Microsoft ha ayudado a las autoridades chinas, las más censoras del mundo, con herramientas que permiten controlar los contenidos en China, por lo que su voluntad de promover la educación y la libertad de expresión en el mundo está en entredicho.

«Tenemos que operar en diferentes circunstancias. Microsoft está abierto a la educación, pero al mismo tiempo tenemos que respetar las regulaciones locales», respondió en rueda de prensa Will Poole, vicepresidente corporativo de Microsoft.

El proyecto de Gates se presenta ya en Argentina, Chile y Guatemala, mientras que en Colombia esperan rebajar el promedio de escolares con acceso al ordenador desde los 1/40 actuales hasta 1/20.

Están excluidos de este acceso a la tecnología los países afectados por el embargo de Washington, como Cuba, Irán y Corea del Norte.