‘Blog’ el neologismo que se ha puesto de moda en España en los medios de comunicación


El Observatorio ha detectado 50.506 neologismos, en España e Hispanoamérica, desde que empezó a analizar los medios de comunicación en 2002.

EFE.- El Observatorio de Neología ha detectado 50.506 neologismos en la lengua española, utilizados con frecuencia en los medios de comunicación, entre los que «blog» es el más común, a pesar de aparecer por primera vez en 2005.

Así lo explicó la profesora de la Universidad Pompeu Fabra Judit Freixa, en la mesa redonda «Nuevas palabras en noticieros«, que se celebró dentro del seminario «El español en los noticiarios de televisión a ambos lados del Atlántico», que se celebra en San Millán de la Cogolla, en la región española de La Rioja (norte).

El Observatorio de Neología reconoció que «a veces es necesario crear palabras nuevas» aunque «muchas veces se hace por estilo» y «así, pocos neologismos son estables», dijo.

No obstante, explicó, el Observatorio ha detectado 50.506 neologismos, en España e Hispanoamérica, desde que empezó a analizar los medios de comunicación, en 2002.

En 2005 y 2006 el más frecuentemente detectado fue ‘blog’ «que ya tiene un nivel de estabilidad importante y su propia familia de palabras» y el segundo más usado es ‘deslocalización‘ que existe desde 1992, aseguró.

Otros casos que destacó son los de ‘phising’ «que no apareció hasta 2005» y de ‘sostenibilidad’, «que existe desde hace 15 años, pero hasta 2000 no era frecuente».

Explicó que para formar estos neologismos se han transgredido reglas léxicas y sintácticas, o se han creado nuevas, y en este sentido aseguró que uno de los últimos neologismos es la utilización de ‘e’ antes de palabras, como ‘ecatálogo’ ó ‘ebanco‘, en palabras que hacen referencia a internet.

La presentadora de la cadena de televisión Telecinco Ángeles Blanco explicó que «en televisión vamos muy rápido, con prisas, y cada vez nos da más pereza preocuparnos por el buen uso del lenguaje» y «cada día nos llegan de la calle más palabras nuevas, frente a las que si te pones fino, parece que suena mal».

Admitió que otros de los «peligros» para el buen uso del idioma en televisión son «la influencia cada vez mayor de la publicidad o de la tecnología» y que «no tenemos correctores de estilo».

Pero, sobre todo, dijo «sería necesario un curso de esta cuestión para los políticos, que se comen palabras, cambian los finales de algunas e incluso la acentuación».