Bruselas busca el aval del Tribunal de Justicia europeo para ACTA


Acta

La Comisión Europea ha anunciado que llevará el tratado contra la piratería ACTA (Anti-Counterfeiting Trade Agreement) ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TUE) con el objetivo de que se pronuncie sobre si el acuerdo internacional respeta los derechos fundamentales, en un intento por calmar las dudas y críticas que ha levantado entre los Internautas europeos.

«ACTA no va a cambiar nada de cómo se utiliza Internet o las redes sociales» en Europa, según ha afirmado el comisario de Comercio, Karel de Gucht, en una rueda de prensa en la capital europea para explicar su decisión de recurrir al Tribunal. El comisario ha insistido en que «ACTA no va a censurar ni a cerrar sitios web, ni va a obstaculizar las libertades en Internet ni la libertad de expresión».

Bruselas sostiene que ACTA no modifica en nada las reglas europeas o nacionales de los Estados miembros en lo que se refiere a Internet, sino que fija un marco a escala internacional para hacer valer fuera de las fronteras comunitarias las leyes que rigen dentro. «Nada de lo que es legal dejará de serlo con la entrada en vigor de ACTA y nada de lo que es ilegal dejará de ser ilegal», recalcan fuentes comunitarias.

Pese a ello, organizaciones de internautas han mostrado preocupación por las consecuencias de un tratado que, a su juicio, podría impulsar medidas concretas contra la piratería de películas y música y facilitar el control estatal sobre la comunicación en Internet.

Para su entrada en vigor, el acuerdo ACTA necesita ser ratificado por al menos seis de las partes que lo han negociado, entre ellos Estados Unidos, Australia, México, Marruecos y Japón. En el caso de la Unión Europea, deben firmarlo y ratificarlo cada uno de los Estados miembros y la UE por tratarse de un acuerdo que abarca competencias nacionales y comunitarias, y el proceso está en marcha sin una fecha de conclusión fijada.

De Gucht ha dicho que es consciente de las preocupaciones que ha generado el acuerdo en la sociedad europea y que es necesario «aclarar» lo que supondrá la ratificación y entrada en vigor del texto, por lo que considera «un paso necesario» pedir la opinión del tribunal europeo.

«Pediremos al tribunal europeo que evalúe si ACTA es incompatible, y de qué manera, con los derechos y libertades fundamentales de la UE, tales como la libertad de expresión e información, la protección de datos y el derecho de propiedad intelectual», ha resumido el comisario.

El responsable comunitario de Comercio ha admitido que Bruselas tiene «la responsabilidad de ofrecer a parlamentarios y opinión pública la información más detallada y precisa que haya disponible» y considera que el TUE podrá «aclarar de manera independiente la legalidad del acuerdo».

[tags]acta[/tags]