China amenaza con bloquear las “apss” de noticias que publiquen información de medios extranjeros


app-news

El Gobierno chino ha lanzado este lunes una nueva campaña contra varias aplicaciones de telefonía móvil que publican noticias de medios de comunicación que no han sido supervisadas por el Ejecutivo. Las autoridades han amenazado con cerrarlas si no "rectifican" y cumplen la la legislación vigente.

El departamento estatal de Información en Internet ha asegurado que algunas de las aplicaciones de noticias proporcionan "pornografía e información obscena, que puede afectar a la salud física y mental de los jóvenes", y que otras de ellas publican "informaciones falsas".

Algunas de las aplicaciones también enlazan a un canal para suscriptores de China donde se pueden leer artículos publicados por medios de comunicación extranjeros que han sido bloqueados en China, como ocurre con el diario estadounidense ‘The New York Times’.

Entre las aplicaciones identificadas se encuentran Zaker –que tiene más de 17,5 millones de usuarios, según las cifras del mes de abril– y Chouti, otra cuyo eslogan es "Publicamos todo lo que no puede ser publicado".

El organismo regulador ha asegurado a las autoridades que impulsará la campaña de restricción contra estas nuevas aplicaciones ilegales, exigiendo que "rectifiquen" y se ajusten a la legislación vigente. El Gobierno cerrará y prohibirá aquéllas que rechacen rectificar "para mantener el orden en cuanto a la difusión de noticias en las redes móviles de Internet".

Esta campaña llega poco después de que la Fiscalía y el Tribunal Popular Supremo aprobaran el pasado mes de septiembre una normativa para frenar los "rumores en Internet", con el objetivo de controlar a los medios de comunicación sociales. Esta nueva regulación especifica que el autor de cualquier rumor publicado en Internet que reciba más de 5.000 visitas o que sea ‘retuiteado’ más de 500 veces, podrá enfrentarse a tres años de prisión.

Abogados y activistas han definido esta última campaña de censura como una "significante" y "cruda" expansión de los poderes para controlar Internet, y un duro golpe contra aquéllos que dependen de los ‘microblogs’ para difundir información, ya que no están controlados de forma tan estricta como los medios tradicionales.