¿Cómo ahorrar con la instalación de placas solares? ¿Algún truco?


¿Cómo ahorrar al colocar placas solares?

Comienza a ahorrar con la instalación de placas solares

La energía solar está ganando protagonismo por ser una fuente de energía renovable y respetuosa con el medio ambiente. Pero las placas solares no solo son buenas para el medio ambiente, sino que también pueden ayudar a conseguir un importante ahorro en la factura de luz durante la vida útil de los paneles. Teniendo en cuenta que las tarifas eléctricas aumentan a un ritmo constante cada año, la instalación de un sistema solar es una propuesta atractiva para los consumidores.

Sin embargo, el proceso puede resultar intimidante para quienes no tienen experiencia con la energía solar. Además, muchas personas no tienen claro si realmente se ahorra al instalar  placas solares, especialmente teniendo en cuenta que hay que pagarlas por adelantado. Este coste inicial suele pesar mucho a la hora de decidir. Y eso que muchos usuarios ni siquiera se han planteado cuál sería el precio de instalar placas solares en sus viviendas.

¿Realmente se ahorra dinero con la instalación de placas solar?

Definitivamente, sí. La instalación de un sistema solar puede provocar una caída significativa en la factura de electricidad de los consumidores domésticos y ahorrar cientos de euros en un año. Sin embargo, la cantidad que se ahorrará depende de muchos factores.

Entre los factores implicados están las horas de luz solar directa disponibles y el ángulo del tejado. Esto, junto con la eficiencia del sistema solar instalado, afecta la cantidad de energía generada. El consumo de energía y la tarifa eléctrica también afectan al ahorro. Otro factor importante es la tarifa de compensación ofrecida por la compañía eléctrica. Esta tarifa se refiere a lo que se paga por enviar a la red de consumo el excedente de la energía solar no consumida.

Optimizando el consumo de electricidad y maximizando la instalación solar, es posible ahorrar en la factura de la luz. Y, además, es posible lograr este equilibrio sin comprometer sus necesidades energéticas.

Energía solar de uso doméstico

Hay dos tecnologías principales que pueden aprovechar el poder del sol y convertirlo en electricidad. El primero es la energía fotovoltaica. Son las placas solares que se ven  en los tejados de los edificios o en los campos. Cuando el sol brilla sobre un panel solar, los fotones de la luz solar son absorbidos por las células del panel, lo que crea un campo eléctrico a través de las capas y hace que fluya la electricidad.

La segunda tecnología es la energía solar de concentración. Se utiliza principalmente en plantas de energía muy grandes y no es apropiado para uso residencial. Esta tecnología utiliza espejos para reflejar y concentrar la luz solar en receptores que recolectan energía solar y la convierten en calor, que luego se puede utilizar para producir electricidad.

La cuestión es que tener energía solar no implica que la factura de la luz desaparecerá por completo. Incluso si instalas suficiente energía solar para compensar por completo el  uso de electricidad, seguirás recibiendo una factura de electricidad mientras permanezcas conectado a la red eléctrica. Sin embargo, esto no significa que siempre estarás pagando dinero en tu factura.

Gracias al programa de medición neta, la energía que producen tus paneles solares que no uses de inmediato se envía a la red y se compensa en la factura de la luz. Esto te permite extraer energía de la red durante la noche (cuando el sol no está brillando y alimentando tus placas solares). Así, cuando recibas la factura de la luz verás la compensación. Si consumes más de lo que aportas pagarás la diferencia.