EE.UU. condenará con cárcel la suplantación de 'login'


image 

El gobernador del Estado de Tennessee (EE.UU.), Bill Haslam ha firmado una propuesta de ley por la que los datos de suscripción de servicios (contraseñas y nombres de usuarios) no podrán ser compartidos por varios usuarios, enfrentándose, en caso de hacerlo, a penas mínimas de un año de cárcel.

   El proyecto de ley fija en su contenido el concepto de "servicio", de tal forma que esta medida no sólo afectará a aquellos servicios como Spotify o Netflix, que ofrecen contenido audiovisual, sino también a servicios relacionados con compañías de televisión por cable, de teléfono, compañías del gas e incluso hoteles y restaurantes, es decir, aquellas compañías que desempeñen "cualquier otra actividad o producto que sea considerado dentro del negocio como un servicio".

   En principio, esta ley está dirigida a los 'hackers' y ladrones de datos que venden gran cantidad de nombres de usuarios y contraseñas a terceros pero no se descarta la posibilidad de aplicarse también contra los usuarios que comparten datos de suscripción, como por ejemplo, entre familiares o amigos.

   Además, también se recoge que cualquier persona que se considere perjudicada de manera directa o indirecta por el robo de datos de suscripción de servicio "está legitimada para denunciar la violación a la policía".

   Por último, en cuanto a las condenas que podrán imponerse, las multas van desde los 2.500 dólares (1.711 euros) más un año de cárcel para aquellos usuarios que hayan consumido contenido a un precio igual o inferior a 500 dólares (342 euros). Si se superan los 500 dólares las penas de cárcel, aún no especificadas, serán mayores. A partir del 1 de julio de este año este proyecto de ley entrará en vigor en Tennessee y esperan que pronto llegue a los demás Estados del país.

   Tal y como apuntan otros medios, esta propuesta fue apoyada en un primer momento por la Recording Industry Association of America (RIAA) para proteger los derechos de propiedad intelectual.