El cierre de la fábrica de Nokia en Alemania investigada por la UE y el gobierno local


NokiaEl gobierno alemán se reunirá con directivos de la compañía finlandesa de telecomunicaciones Nokia para hablar sobre las condiciones del cierre de la fábrica de teléfonos móviles de Bochum (oeste de Alemania).

Según informó el secretario de Estado de Economía, Hartmut Schauerte, se ha acordado celebrar una reunión en Berlín, que tendrá lugar "en breve".

En la citada reunión participarán representantes del gobierno, la ministra de Economía del estado federado de Renania del Norte-Westfalia, en el que se encuentra la fábrica, Christa Thoben y "altos ejecutivos de Nokia".

Schauerte aseguró que el gobierno acudirá a la reunión sin poner condiciones o exigencias.

Nokia subrayó que la compañía quiere dialogar sobre la forma de llevar a cabo el cierre de la fábrica de Bochum, pero descartó la posibilidad de continuar la producción en Alemania.

Apoyos económicos

La compañía finlandesa había reafirmado ayer su intención de clausurar definitivamente esta fábrica a pesar de las numerosas críticas que ha recibido por parte de políticos y sindicatos alemanes.

Entre estas destacan las subvenciones que recibió por establecer la factoria y que una vez finalizado el plazo acordado traslada la producción a otros países donde también recibirá apoyos económicos.

En concreto Nokia recibió 65 millones por establecerse en Renania del Norte-Westfalia (55,5 millones de euros del Gobierno del Estado y otros 10 millones del Gobierno federal.

Despidos

La clausura de la fábrica supondrá el despido de 2.300 personas, y pondrá en peligro otros 1.000 empleos en compañías abastecedoras.

Nokia traspasará la producción a otras fábricas en Europa que son más competitivas porque tienen costes de producción más baratos, como en Rumanía (Cluj) o Hungría (Komárom), mientras que llevará a su planta de Salo (Finlandia) la fabricación de los aparatos más avanzados,

El traslado de la producción a plantas del Este europeo ha sido aprovechado por los sindicatos para denunciar que Nokia ha recibido subvenciones de fondos europeos para instalarse en esos países. Un portavoz de la UE negó rotundamente estas acusaciones aunque sí reconoció que concedió hace años una ayuda a Rumanía para cofinanciar la construcción de infraestructuras en la zona donde se instalará Nokia, aunque precisaron que en aquel momento no se sabía siquiera qué empresas iban a trabajar en la zona.

Tras las presiones de Alemania, la UE investigará si Rumania está utilizando fondos europeos para atraer a empresas de otros países europeos.

[tags]Nokia[/tags]