El comercio electrónico como oportunidad para emprender e innovar en la empresa


El e-commerce plantea grandes posibilidades para los emprendedores.

Comparado con los negocios tradicionales, es mucho más accesible y no son necesarios grandes recursos para su puesta en marcha, es un filón para el autoempleo, un gran dinamizador y modernizador de la economía, un potenciador del sector exterior, y arrastra la innovación en todos los ámbitos, obligando a la mejora continua de las condiciones y la competitividad de todos los actores implicados.

Como muestra, un comercio virtual medio de Ylos.com -empresa especializada en soluciones de comercio electrónico y gestión de contenidos web- invierte entre 5.000 y 10.000 euros para la puesta en marcha de la plataforma y su funcionamiento durante el primer año, incluyendo una pequeña partida para el marketing; esto supone una cantidad mínima comparada con la de un negocio tradicional.

Aunque en España, vamos avanzando en este sentido, si nos fijamos en Europa, aún nos queda mucho camino por recorrer. Así, buena parte de las 500 empresas del continente que más empleo generaron en 2006, tienen un fuerte componente tecnológico. El ejemplo de los países nórdicos viene a ilustrar este hecho pues han evolucionado, en pocos años, de sistemas ultra-garantistas a empresas más competitivas, donde la innovación se ve con buenos ojos -Suecia coloca 74 empresas en el ranking-. Pero recién llegados al libre comercio, como Lituania, pasan de 4 a 23 empresas incluidas en dicha clasificación en un sólo año, mientras que España aporta 10 a la relación.

Las razones de este desfase son varias: a las empresas les cuesta incorporar las nuevas tecnologías o lo hacen de forma poco eficiente; la logística y el transporte suponen una importante barrera para el sector; las autoridades se limitan a regular, añadiendo nuevas barreras; las iniciativas dinamizadoras habituales se traducen en la subvención de equipos y líneas, prestando poca atención a la divulgación de las tecnologías, y a su uso entre los consumidores y empresarios. Si además consideramos la poca participación que la venta a distancia ha tenido en el comercio tradicional, en relación con nuestros vecinos, es necesaria una política más decidida, que permita invertir el crecimiento de la brecha tecnológica.

Nuevas vías de negocio y crecimiento

Además de que el cambio sea inevitable en todos los ámbitos, empresarialmente es deseable y necesario. Por supuesto, cierto conservadurismo y meditación en las decisiones a tomar es razonable; sin embargo, hay diferencias entre ser precavido y ser inmovilista. De esta forma, la flexibilidad y la acción son primordiales para encontrar nuevas vías de negocio y crecimiento.

Pero, ¿cómo fomentar la innovación? He aquí algunas reflexiones que le pueden ayudar a conseguirlo:

1. Las ideas son la sabia nueva de las organizaciones; diseñe los canales para que fluyan y se difundan.
2. Racionalice los procesos y defina los mecanismos que faciliten la acción.
3. Fomente el debate, la discusión es creación, pero recuerde que alguien debe decidir. Las personas tienen que aprender a tomar decisiones: se crece con los errores.
4. Unas palabras de elogio hacen más por la productividad que cualquier premio económico.
5. Fomente la iniciativa y promueva vías que saquen a relucir los procesos ineficientes, los puntos críticos y cómo mejorarlos.
6. El control es necesario, pero el exceso inmoviliza la organización. La mecanización de los procesos favorece la definición y facilita la supervisión.
7. Implique en la estrategia y planes de la empresa a toda la organización.
8. Delimite la burocracia y facilite los medios para que la información llegue al destinatario preciso, por el camino más corto posible.
9. Hay decisiones que no pueden delegarse: es preciso hacer frente a las responsabilidades.
10. No olvide que el conocimiento se encuentra en toda la organización: aprovéchelo.

En definitiva, tal y como afirma Jose Valle, responsable de marketing y comunicación de Ylos.com "España deberá acelerar el ritmo en innovar y emprender. El comercio electrónico supone un gran adelanto, con una inversión relativamente pequeña. Tenemos buena salud, pero estamos lejos del potencial que ofrece el sector y, seguramente, desaprovechando una gran oportunidad".

[tags]Ecom, Ylos, Emprendedores[/tags