El Globo de Google con Internet da la vuelta al mundo en 22 días.


globo-google¿Dar la vuelta al mundo en 80 días? Google lo ha hecho en 22. Uno de los globos de energía solar del Proyecto Loon de Google acaba de terminar un viaje de más de 50.000 kilómetros alrededor del mundo en tan solo 22 días, once menos que lo que había estimado la compañía de Mountain View y ya ha iniciado su segunda vuelta.

El proyecto de investigación forma parte de los planes de la empresa de Larry Page para llevar Internet a algunos de los lugares más remotos del planeta mediante el lanzamiento de miles de globos de helio. El primer viaje de estas características dentro del Proyecto Loon ha superado con creces las expectativas de Google, que había estimado que el globo haría el recorrido en 33 días.

Según ha explicado el equipo al frente del proyecto en su página de Google+, este logro ha sido posible gracias a los datos recogidos previamente durante los vuelos de prueba. Este modelo de globo, el Ibis-167, "ha podido ser arrastrado por el vórtice polar pero estas mejoras nos han permitido maniobrar y mantener su rumbo".

"Hemos estado utilizando los datos de viento que hemos recogido durante los vuelos para refinar nuestros modelos de predicción y ahora somos capaces de ver las trayectorias del globo con una antelación dos veces mayor. Además, la bomba de aire es ahora tres veces más eficiente, haciendo posible cambiar las altitudes más rápidamente para atrapar los vientos que van en direcciones diferentes", ha dicho el equipo del Proyecto Loon que, por cierto, es el mismo responsable de las Google Glass.

El proyecto echó a andar en junio de 2013 con el lema ‘Internet para todo el mundo con la tecnología de los globos’ y con el lanzamiento de 30 globos desde la isla Sur de Nueva Zelanda que proporcionaron Internet a un pequeño grupo de voluntarios. Estos globos se sitúan en la estratosfera, a una altitud de 20 kilómetros y son dirigidos a una determinada capa de viento que sople en la dirección buscada, con el objetivo de formar una gran red de comunicaciones inalámbrica.

Cada globo puede proporcionar conexión a Internet a una zona de aproximadamente 40 kilómetros de diámetro y a velocidades comparables a la del 3G. Se comunican entre sí y con la antenas terrestres a través de antenas de radio y se cargan con el sol, mediante los paneles solares que llevan consigo.

Facebook también está comenzando en el negocio del servicio de Internet a través de redes inalámbricas aéreas. La empresa de Mark Zuckerberg está explorando la utilización de drones y satélites para ofrecer acceso a todas las partes del mundo.