El selfie de David Ortiz con Obama no ha gustado a la Casa Blanca


David Ortiz-Obama-selfie

Un jugador de los Red Sox subió una foto con Obama a Twitter. Poco después, Samsung compartió la imagen, hecha con uno de sus teléfonos.

 

El furor por las autofotos (también conocidas como selfies) ha hecho que comiencen a ser vistas como una forma de promoción por los fabricantes de teléfonos móviles. Sin embargo, no todo el mundo está a favor de ser utilizado con este fin, como ha demostrado la queja presentada por la Casa Blanca ante Samsung por promocionar una fotografía en la que aparece Barack Obama.

La imagen la capturó David Ortiz, bateador de los Boston Red Sox, cuando el presidente recibió al equipo tras ganar las World Series de 2013, en las que fue nombrado jugador más valioso (es habitual que Obama se encuentre con los campeones de las grandes ligas deportivas estadounidenses).

Ortiz, que tiene un contrato de patrocinio con Samsung, aprovechó la ocasión para hacerse la foto y subirla a Twitter, donde superó los 40.000 retuits. Hasta aquí, nada especialmente destacable. El problema está en que después la compañía coreana volvió a publicar la imagen desde su cuenta y esto no sentó bien en la Casa Blanca.

Según recoge The Wall Street Journal, su secretario de prensa, Jay Carney, explicó que el equipo legal del presidente está en contra del uso comercial que se ha hecho de la imagen de Obama. Es más, Samsung no solo publicó la foto en Twitter, sino que también emitió un comunicado en el que la compañía reconocía que se había reunido con el jugador antes de este encuentro para recordarle cómo compartir imágenes con sus seguidores.

Por el momento no se sabe si la Casa Blanca planea emprender acciones legales para que la firma coreana retire la imagen. De todos modos, no es la primera vez que Samsung hace algo parecido: Ellen Degeneres batió un récord de Twitter al publicar un selfie en la gala de los Óscar. Eso sí, en este caso el movimiento no le salió tan bien a la empresa, ya que si bien la fotografía fue hecha con un teléfono de Samsung (Galaxy Note 3, en concreto), se subió a la red social desde un dispositivo iOS, el sistema operativo de Apple.