España: Asociacion de Internautas y FACUA aplauden sentencia del Tribunal Europeo y Microsoft afirma que la compañía ha cambiado


En España, las reacciones hacía la sentencia favorable a la Unión Europea ha contado con el apoyo de Facua y la Asociación de Internautas, mientras que la responsable de la filial española de Microsoft ha insistido que el Tribunal «juzgaba a una empresa de hace nueve años y no la actual»

El presidente de la Asociación de Internautas, Victor Domingo, señaló hoy que la sentencia del Tribunal de primera Instancia de la UE que confirma la multa de 497,2 millones de euros a Microsoft, se quedaría incompleta si los gobiernos no impulsaran los estándares abiertos y su regulación.

En declaraciones a EFE Victor Domingo dijo que los Gobiernos deben asesorar a los usuarios sobre los sistemas operativos abiertos ya que cuando se compra un ordenador tiene configurado un sistema propietario y el usuario no sabe cambiarlo.

Dijo que España ha avanzado ya mucho con la creación del Centro Nacional de Referencias de Aplicación de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (CENATIC) basadas en Fuentes Abiertas, ubicado en Almendralejo (Badajoz), y con él tiene la oportunidad de difundir este tipo de tecnologías.

Afirmó que en la actualidad no se puede acceder a los portales de la administración pública con tecnologías no propietarias, excepto la Agencia Tributaria que es compatible con todos los sistemas.

Por su parte, la Federación de Consumidores en Acción (Facua) ha hecho pública una nota en la que se felicita por la sentencia y dice que la medida es positiva para los usuarios, el mercado y el desarrollo de la sociedad de la información.

Pide a la Comisión Europea, el Gobierno español y a sus comunidades autónomas «que tengan los ojos abiertos ante las prácticas de Microsoft a fin de tomar medidas contra éstas y otras actuaciones encaminadas a coartar la libre competencia y, con ello, los intereses de los consumidores.

También señala que la preinstalación en equipos informáticos del sistema operativo Windows condiciona las decisiones del usuario y les impone el pago de las licencias.EFECOM

 

 

Microsoft Ibérica asegura que multa de Bruselas no juzga a la compañía «de hoy» sino a la de hace nueve años

La presidenta de Microsoft Ibérica, Rosa María García, señaló que la sentencia es «decepcionante», por que da la razón a la Comisión Europea en los puntos principales de la demanda, que ha supuesto una multa de 497 millones de euros para la compañía.

García aseguró que desde el origen de la demanda Microsoft «ha cambiado mucho» y recordó que «casi todo lo que nos ha dicho ya está cumplido: en el año 2004 pagamos la multa de los 497,2 millones de euros (unos 690 millones de dólares); en julio de 2005 sacamos una versión del Windows sin el Media Player y hemos entregado 8.000 páginas de documentación para que pueda ser utilizada por otros fabricantes con lo que creemos que cumplimos con lo que se nos pedía».

«Lo que más siento, afirmó, es que se nos juzga por algo que ocurrió hace nueve años y, desde entonces, la sociedad y Microsoft han cambiado».

Rosa García señaló que ahora Microsoft cree en la interoperabilidad de los sistemas y por eso ha llegado a acuerdos con Novell y con Sun Microsystems.

Entre las cosas positivas de la sentencia, apuntó a que es «clarificadora» porque indica que, al añadir nuevas funcionalidades a sus sistemas operativos, «hay que hacerlo dando la opción de no incorporarlas«, tal y como han hecho con Windows Vista, o bien «poniendo una funcionalidad tan flexible que los competidores se integran de forma estándar«, explicó.

Además, según señaló, en la sentencia «se reconocen los derechos de Microsoft sobre su propiedad intelectual, que puede ser cedida a cambio de un precio adecuado». «No tenemos que enseñar el código fuente y sí podemos dar la explicación de cómo funciona el producto pero sin enseñar el código fuente», indicó. Por eso, apuntó a que el nuevo Windows Vista «no ha recibido quejas, y, si las hubiera, sabrían cómo actuar».

Por último, la sentencia les reconoce también, según García, la posibilidad de cobrar a a sus competidores por la venta de productos basados en los suyos, lo que supone «el reconocimiento de la propiedad intelectual de Microsoft».