Estados Unidos investigará los acuerdos de exclusividad entre operadoras y fabricantes de teléfonos móviles


A dicha investigación podría seguirle un movimiento similar por parte de la Unión Europea.

Guillem Alsina ([email protected]) – Algo que siempre ha molestado en gran medida a los usuarios de telefonía móvil son los acuerdos de exclusividad que han cerrado determinados modelos de terminal solamente a ciertas operadoras. El ejemplo extremo de esta política es el iPhone de Apple, que desde el lanzamiento de su primer modelo por parte de la compañía de Cupertino ha ido ligado en todos los países en los que se ha comercializado a una sola operadora. En Francia, esta situación desembocó en un juicio para conseguir la liberalización de la venta del iPhone, alegando competencia desleal para la operadora poseedora de la licencia de venta de este aparato.

Nada hay más molesto para alguien que quiera adquirir un determinado modelo de teléfono, que verse obligado a cambiar, a la vez, de operadora cuando puede ser que ya se encuentre satisfecho con la que le presta el servicio actualmente. Ahora, la FCC (la Comisión Federal de Comunicaciones norteamericana, por sus siglas en inglés) sopesa crear una comisión para estudiar estas prácticas, a instancias del senador demócrata y antiguo candidato a la Casa Blanca, John Kerry (se enfrentó a George W. Bush en 2004, perdiendo en unas polémicas elecciones) y la Asociación Celular Rural, que busca la mejora de las comunicaciones inalámbricas en las zonas rurales de los Estados Unidos como herramienta para el desarrollo.

Según el escrito presentado por Kerry y otros senadores, las prácticas de exclusividad entre operadoras y fabricantes limitan las opciones de los usuarios a la vez que lastran el desarrollo y la competitividad, algo que incluso en una sociedad capitalista como la norteamericana, el gobierno debe velar porque no suceda. Es probable que en las próximas semanas se forme una comisión a tal efecto.

Pese a que por ahora sólo son los Estados Unidos quienes investigan estas prácticas, no es difícil imaginar que si el caso llega muy lejos en el nuevo continente, este se mimetice al viejo, tal y como ya pasó con las investigaciones por presuntas prácticas monopolísticas a Microsoft e Intel, que empezaron en los Estados Unidos y tuvieron su posterior reflejo en Europa. No en vano, las operadoras y fabricantes de terminales también aplican en los países de la Unión (en todo el mundo, de hecho) esta política de exclusividad con algunos de sus modelos más demandados.

Una de las principales afectadas sería sin lugar a dudas Apple, que ha hecho del modelo de comercialización con exclusividad de una operadora toda una seña de identidad para su iPhone. Otros fabricantes como Nokia o HTC también se verían afectados, aunque es difícilmente predecible como afectaría esto a sus respectivas cotizaciones en bolsa. Quienes si van a salir beneficiados si finalmente hay resolución para romper los acuerdos de exclusividad, son los consumidores norteamericanos, que verán aumentadas las posibilidades de continuar trabajando con su operadora habitual y el terminal que más deseen.

Copyleft 2009 www.imatica.org
Esta obra se encuentra sujeta a la siguiente licencia:
La difusión, reproducción y traducción de este texto se permite libremente en cualquier medio o soporte con las únicas obligaciones de mantener la presente licencia e incluir un enlace o referencia a la página en la que se encuentra el original dentro del servidor
www.imatica.org . En medios audiovisuales se requiere la cita al medio www.imatica.org

[tags]Telefonía Móvil USA[[/tags]