Francia: Bloquearan Internet a los Usuarios de redes P2P


p2p-petit
Se acabó la barra libre en Francia. Un acuerdo firmado ayer entre el presidente francés, el sector de la música y el cine y los proveedores de acceso a la red permitirá bloquear el acceso a la red a aquellos usuarios habituales de las redes de intercambio de ficheros.

«Esta es la iniciativa unilateral más importante que hemos visto hasta ahora» para ganar la «guerra» a la piratería en línea, declaró John Kennedy, presidente de la Asociación Internacional de la Industria Discográfica (IFPI)

Nicolas Sarkozy «ha reconocido así la importancia que las industrias creativas tienen en las economías occidentales», subrayó en un comunicado el directivo de la IFPI.

El Gobierno francés toma las riendas en la lucha contra la descarga online

El acuerdo impulsado por la presidencia francesa engloba a las distintas partes del «conflicto» (proveedores de acceso e industria musical y del cine) salvo a las organizaciones de usuarios y consumidores, los «grandes ausentes».

Hasta ahora reticentes, los proveedores se comprometieron a tomar medidas represivas contra los «pequeños» piratas que descarguen principalmente música y películas de forma ilegal.

En un primer lugar, el acuerdo prevé la creación de una autoridad independiente que enviará, a través de la FAI, hasta dos correos electrónicos de advertencia a los internautas fraudulentos.

Si el cliente persiste en su práctica ilegal, el proveedor suspenderá o incluso podrá rescindir el contrato entre ambos y cortar el acceso a Internet.

Asimismo, un nuevo registro identificará a los piratas reincidentes, según el acuerdo.

El acuerdo también genera obligaciones para las compañías cinematográficas y discográficas, que se comprometen a hacer sus obras accesibles a través de Internet más rápidamente y a retirar barreras técnicas como las que impiden que las pistas de música puedan leerse en ciertos reproductores.

Para que estas medidas se pongan en práctica, el gobierno francés presentará en el primer trimestre de 2008 un «organismo de seguimiento» que podría entrar en vigor antes del próximo verano.

En la presentación del acuerdo, el Presidente francés Sarkozy señalo que «Corremos el peligro de contemplar una auténtica destrucción de la cultura»(..)»Internet no debe convertirse en un salvaje oeste de la alta tecnología, una zona sin reglas donde los fuera de la ley puedan saquear obras impunemente o, lo que es peor, traficar con ellas con total impunidad. ¿Y sobre las espaldas de quién? Sobre las espaldas de los artistas».

Asimismo denunció «los comportamientos medievales» que, bajo el pretexto de que se trata de contenidos digitales, incitan «al robo».

Finalmente el presidente francés coincidió con los representantes de la industria cultural al asegurar que los auténticos vencedores de esta nueva normativa serán la música francesa en toda su extensión, desde los creadores a los intérpretes y por supuestos aquellos que desean seguir disfrutando de la cultura.

Los consumidores protestan

La asociación de defensa de los consumidores UFCQue Choisir denunció de inmediato esta iniciativa al calificarla de política «represiva».

La «rescisión punitiva» del contrato con el proveedor «es contraria a numerosos principios constitucionales, en particular la presunción de inocencia», criticó la asociación.

En agosto de 2006, el gobierno francés ya aprobó una ley que prevé un castigo de hasta tres años de cárcel y 300.000 euros de multa para los internautas que descarguen ilegalmente obras culturales protegidas.