González Sinde coló un gol al Gobierno


 

La ministra incluyó las medidas proteccionistas a los autores sin contar con otros departamentos ni la dirección del grupo parlamentario.

¡A la suya!, así podría definirse la actuación de la Ministra de Cultura y su equipo a la hora de encarar la defensa de los derechos de autor en Internet aprovechando la redacción de una ley que trata de posicionar a España en la economía del Siglo XXI.

Algunos diputados sostienen que el «párrafo de las narices» lleva camino de cargarse una ley que España precisa urgentemente. Y muestran un gran enfado por verse envueltos en una guerra provocada por una Ministra, sus asesores y sus amigos del alma.

¿Improvisación?

Pocos son, sin embargo, los que creen que nos enfrentamos a una improvisión por parte de González Sinde.

Los detalles que se han ido revelando, a través de filtraciones y en la reunión mantenida ayer, dan a entender que Sinde tenía muy claro el camino y que solamente esperaba el momento más apropiado para colar su «ley» sin abrir un debate público sobre todo el negocio montado alrededor de los derechos de autor.

Los internautas que asistieron ayer a la reunión con la Ministra dejaban bien claro que en su opinión ni la Ministra ni su equipo tenían ninguna intención de retirar su propuesta. Es más, volvían de nuevo con el famoso superportal de contenidos legales como si la función del Gobierno fuera el de estar al servicio de las sociedades gestoras de derechos de autor.

Zapatero rectifica, ¿Dimitirá Sinde?

La poca educación de la Ministra que es capaz de convocar a alguien a una reunión para luego dejarles con la palabra en la boca e irse a una «inauguración» tampoco ha sentado nada bien en las esferas socialistas.

El poco «tacto» de la Ministra ya ha quedado reflejado en los últimos días al pujar por hacerse con una colección de fotografías con la Generalitat de Catalunya ofreciendo 200.000 euros más que la administración catalana. Como si el dinero de los catalanes y de la administración central no saliera del mismo bolsillo (el nuestro). O hace pocas semanas, cuando Bruselas bloqueaba el peculiar criterio que había establecido para distribuir las millonarias subvenciones a la producción cinematográfica.

A estos conflictos se le suma ahora la guerra que se ha desatado en Internet contra su figura y por extensión a la Administración a la que representa.

A última hora de la tarde, el propio Presidente del Gobierno declaraba que sin menoscabar la necesaria protección de los derechos de los autores no «se iba a cerrar ninguna Web sin autorización judicial». El mismo hacía defensa acérrima de la libertad de información y que está debería estar garantizada en Internet.

Fue una desautorización en toda regla. Ante las cámaras de TV, fotógrafos y periodistas. Lo lógico es que Sinde, esa guionista de poca talla y cuya última obra es una vuelta al destape de los 70, dimitiera en defensa de sus opiniones. Pero estamos seguros que eso no sucederá por lo que en ese caso, Zapatero debería dejar a un lado el buen rollo que desea tener con todo el mundo y poner a la Ministra, al democristiano Guardans y a todo su equipo a la calle.

 

[tags]Internet España,Administración Zapatero,Angeles González-Sinde,Ministerio de Cultura,Derechos de Autor[/tags]