Google mira al mundo de las traducciones instantáneas


idiomas-petitSegún la visión de futuro de Google, la gente podrá traducir documentos al instante en las principales lenguas del mundo, pero imperará la lógica de máquina en lugar del trabajo de expertos lingüistas.

El método de Google, llamado máquina estadística de traducción, difiere de esfuerzos pasados al prescindir de expertos en idiomas que programan reglas gramaticales y diccionarios en los ordenadores.

En vez de eso, emplea documentos humanos que ya han
sido traducidos en dos lenguas y entonces confía en que el ordenador distinga patrones para futuras traducciones.

Aunque la calidad no es perfecta, supone una mejora frente a esfuerzos previos de traducciones a través de una máquina, dijo Franz Och, de 35 años, un alemán que dirige los esfuerzos de traducción de Google en su sede en Mountain View, al sur de San Francisco.

«Algunas personas que utilizan máquinas de traducción durante un tiempo y luego ven nuestra versión árabe-inglés dicen que es sorprendente, que es un gran adelanto», dijo Och.

«Y entonces otras personas que nunca han visto lo que era las máquinas de traducción (…) leen la frase y dicen que hay un error en la línea cinco (..) y que entonces no funciona», añadió.

Pero para algunas tareas, una traducción básicamente correcta puede ser suficiente.

Och mostró una traducción de una página web en árabe en un inglés fácilmente comprensible.

Sin embargo, dos trabajadores de Google que hablaban ruso dijeron que una traducción del inglés a su lengua nativa se entendía pero era un poco torpe.

ALIMENTANDO LA MÁQUINA

Och, que habla alemán, inglés y algo de italiano, proporciona al ordenador miles de palabras de textos paralelos tanto en árabe como inglés, utilizando documentos de la ONU y la Unión Europea como fuentes claves.

Pero en idiomas sin suficientes textos traducidos, como en algunas lenguas africanas, puede haber grandes obstáculos.

El programa aplica análisis estadísticos, un método que espera que evite situaciones diplomáticas delicadas, como cuando el traductor del líder ruso Vladimir Putin ofendió al canciller alemán Gerhard Schröder por llamarle «Führer.» La palabra está prohibida en ese contexto porque se asocia a Adolf Hitler.

Por el momento, Google ofrece su máquina de traducción estadística de árabe, chino y ruso a y desde inglés en http://www.google.com/language_tools.

/Por Adam Tanner/ Reuters