Google prepara un traductor universal en tiempo real


idiomas

El director de Google Translate avanzó que los trabajos para crear un traductor universal para los idiomas más hablados del planeta se encuentran muy avanzados.

Aprender un segundo idioma siempre será buena idea, no sólo para comprender chistes casi imposibles de traducir, sino como ejercicio de memoria y razonamiento. Varios estudios psicológicos sugieren que incluso ayuda a mejorar el manejo del idioma materno.

Pero Google anunció esta semana que lanzará una herramienta para traducir cualquier idioma en el mundo, en tiempo real, y con una efectividad mucho mayor que la de las aplicaciones actuales, incluyendo su propio Google Translate.

Podría estar a la vuelta de la esquina

Desde 2004 el proyecto ha estado impulsado por un grupo de alemanes que saben poco sobre lingüística. Algunos, incluyendo el director del proyecto Franz Josef Och, luchan para entenderse con sus colegas que sólo hablan inglés.

En lugar de morfología o teorías funcionales sobre fonología gramática, este grupo utiliza la estadística y la programación de computadores para construir una herramienta capaz de traducir cualquier idioma.

Los frutos del proyecto se evidencian en la aplicación Google Translate. Y como cualquier usuario puede constatar, esta herramienta aún está lejos de hacer posible la comunicación entre personas que hablan idiomas diferentes y desconocen por completo la lengua de su interlocutor.

Pero según Josef Och, esto está por cambiar, pues él y su equipo han encontrado la forma de mejorar la precisión de su sistema a pasos agigantados.

Competencia creciente

Como prueba de que Google está cada vez más interesado en alcanzar su meta, el grupo que dirige Och para desarrollar Google Translate ha crecido durante los últimos años.

Pero esto no quiere decir que no tengan competencia. Otros dos gigantes informáticos están desarrollando herramientas fundamentales para el desarrollo de un traductor instantáneo digital. Se trata, nada más y nada menos, que de Microsoft y Apple.

Apple tiene a Siri: un asistente personal que cada año se vuelve mejor y mejor para entender lo que dicen sus usuarios; una característica fundamental para cualquier sistema que pretenda traducir una conversación sin obligar a sus participantes a poner todo por escrito.

Microsoft ha ido más allá. Hace un año la compañía presentó el prototipo de un sistema que oye una conversación en inglés y chino mandarín, y hace una traducción simultánea para sus participantes, conservando el timbre de la voz de cada uno.

Y es que la clave para traducir no está en el conocimiento minucioso de la estructura de los idiomas hablados, sino en el análisis de millones de millones de palabras y frases en traducciones que ya se han hecho en el Internet.

No es de extrañar que Facebook, una empresa con acceso a información sobre la interacción de millones de internautas en decenas de idiomas, haya adquirido recientemente una empresa pequeña que desarrolló un sistema de traducción automática.

Otro enfoque a la traducción en masa

Josef Och confía en que la estadística y el análisis de la cantidad creciente de datos que hay disponibles en el Internet aumentarán la precisión de su sistema de traducción con una tasa de crecimiento exponencial. Pero hay quienes experimentan con estrategias opuestas.

Uno de ellos es Luis von Ahn, inventor de Duolingo, una aplicación gratuita que cualquiera puede usar para aprender un idioma nuevo.

Algunos de los ejercicios que los usuarios de Duolingo deben completar son mecánicos, pero otros requieren traducir textos del Internet. Un sistema de votos ayuda a identificar qué traducciones fueron correctas y cuáles fueron errores cometidos por usuarios sin la experiencia suficiente.

La buena noticia es que las dos plataformas no tienen por qué ser competidoras; el equipo de Josef Och podría beneficiarse enormemente con el acceso a las bases de datos de Duolingo, quizá a cambio de financiamiento para el portal, o de otros servicios.

Este tipo de colaboración, y la cantidad creciente de contenido disponible en el Internet, podrían convertir el sueño de Och en una realidad.