Hackers internacionales apoyan a los Yihadistas iraquíes


hackers-01

El temor de que una decena de que jóvenes brillantes hayan sido reclutados por los yihadistas del Estado Islámico (EI) en el Reino Unido con el objetivo de hackear cuentas bancarias es cada vez mayor.

Desde hace varios meses que la organización EI viene sembrando la violencia y el caos en Siria y en Irak. De acuerdo con un artículo del diario inglés The Mirror, su fortaleza se debe en parte a que son el grupo terrorista con más recursos financieros en la región, calculados en 2,5 billones de dólares.

Ahora, se sosecha que el hacker británico Junaid Hussain, de 20 años y encarcelado en 2012 por robar información personal de Tony Blair y subirla a internet, es la cabeza de un plan para que el Estado Islámico consiga aún más dinero.

Hussain, oriundo de Birmingham, viajó a Siria el año pasado burlando la supervisión policial, y se sospecha que es el quien está enseñando a otros jóvenes cómo violar los códigos y las contraseñas de información sensible.

Esto permitirá a este grupo del islamismo islámico, que actualmente está expulsando a miles de cristianos de Irak, contar con aún más recursos para comprar armas e infraestructura.

Una fuente citada por The Mirror, aseguró: "Este es un nuevo amanecer de la guerra. No se trata de una operación esporádica". Y agregó: "Los hackers tienen como objetivos las cuentas bancarias de los ricos y famosos, los clientes VIP de los bancos y los grandes empresarios".

Con un pañuelo en el cuello y la cara para ocultar su identidad, y usando el seudónimo de Abu Hussain al Britani, Hussain ha subido fotos suyas a las redes sociales blandiendo un rifle. Meses atrás, llegó incluso a twittear haciendo referencia a la bandera negra asociada a EI con las palabras: "Un día la bandera de tawheed flameará sobre la Casa Blanca y sobre Wall Street".

También ha utilizado las redes sociales para incitar a que jóvenes brotánicos de origen musulmán se sumen a la causa terrorista: "Puedes sentarte en tu casa a jugar al Call of Duty o puedes venir aquí y responder al verdadero llamado del deber.. la elección es tuya".

Adrian Culler, un ex detective de alto nivel de la Unidad de Delitos Informáticos de la Policía, ocupado de asesorar a los bancos, dijo al Daily Mirror que en los últimos meses varios instituciones financieras han sido hackeadas desde direcciones IP ubicadas en Siria y en Irak.

Además dijo que aunque los bancos trabajan para adelantarse adelantarse a los peligros, esto supone una "amenaza significativa". "Estamos bastante convencidos de que esto es fruto del trabajo del Estado Islámico o de otros grupos similares que operan en la región", agregó.

Y es que la guerra abierta entre islamistas y los gobiernos sirio e iraquí ha puesto fin a la unidad que hasta ahora mantenían los distintos grupos de hackers árabes muchos de ellos vinculados con Anonymus y que tenian a Israel y los EEUU como objetivo prioritario.  Así los hackers defensores del ESL y del ISIS libran también una guerra cibernetica con el Ejército Electrónico Sirio, un grupo que apoya al Presidente sirio y que según fuentes relacionados con la seguridad informática estaría auspiciado por el espionaje iraní y tendría su sede en un centro de supercomputación en Teheran.

En su apoyo los islamistas cuentan con la colaboración de los centenares de páginas vinculadas de una manera u otra a los grupos de AlQaeda, chechenos y palestinos con quien comparten una visión ideológica del mundo. Además,  esa ruptura ha provocado que grupos hackers pro árabes se hayan alienado con los islamistas, más “actovos” en su lucha “contra el imperialismo sionista”.

Pero según los últimos datos mientras que el Ejército Electrónico Sirio sigue empeñado en hackear cuentas gubernamentales o de entidades que apoyan a Israel, los islamistas prefieren atacar bancos en busca de las cuentas corrientes de millonarios.

La semana pasada, un militante de EI se jactó de estar junto al hombre que le hackeó la cuenta al rapero multimillonario P-Diddy.

A través de la cuenta de Twitter @abudujanark escribió: "Con un hermano que hackeó la tarjeta de crédito P-Diddy y que trajo pizas para todos".

Por esto, la verdadera capacidad financiera del Estado Islámico, es ahora un misterio.