Ingeniero chileno clonó casi 20.000 tarjetas de crédito para estafar a bancos


En el domicilio del ingeniero Javier Cárdenas, ex ejecutivo de la empresa administradora de tarjetas de crédito Transbank, la policía encontró 19.195 tarjetas clonadas, cada una con un cupo promedio de dos millones de pesos (unos 3.880 dólares).

EFE.- La policía chilena detuvo a un ingeniero informático acusado de clonar casi 20.000 tarjetas de crédito, que usó para estafar al menos a dos importantes bancos por más de 2,5 millones de dólares, informaron fuentes oficiales.

Las fuentes identificaron al detenido como Javier Eduardo Cárdenas Foitzick, el cual fue ejecutivo de la empresa administradora de tarjetas de crédito Transbank de 1995 a 2005.

La investigación del caso, que comenzó el pasado enero tras denuncias de clientes en cuyas cuentas aparecían giros que no habían efectuado, logró establecer que Cárdenas clonaba las tarjetas a través de una base de datos y obtenía los números secretos de las cuentas bancarias con ayuda de un software de la firma.

Los primeros delitos se detectaron el año 2005 y, según las fuentes, Cárdenas estafó mediante las tarjetas clonadas al Banco Santander Chile unos dos millones de dólares y mediante tarjetas clonadas al Banco de Chile unos 525.000 dólares, realizando giros de dinero desde cajeros automáticos.

Fuentes allegadas a la investigación señalaron que habría otras dos entidades financieras estafadas por el ingeniero de 43 años, que trabajaba actualmente en una empresa tecnológica y fue detenido en su domicilio en las últimas horas del lunes.

En el domicilio de Cárdenas la policía encontró 19.195 tarjetas clonadas, cada una con un cupo promedio de dos millones de pesos (unos 3.880 dólares).

Según el general Raúl Arellano, jefe de la Dirección de Investigación Delictiva y Drogas de Carabineros, el sujeto actuaba solo, aunque se desarrollan investigaciones para determinar si contaba con cómplices.

Alfredo Morgado, abogado de la empresa Transbank, llamó a la calma de los titulares de las tarjetas afectados y aseguró que los bancos deben responder a través de los seguros.

Javier Eduardo Cárdenas fue puesto a disposición de la Justicia y de ser declarado culpable se arriesga a una pena mínima de tres años y un día de prisión.