Internet y los teléfonos móviles harán que ir de compras sea una experiencia más rica y participativa.


Comercio ElectronicoEl comercio del futuro deberá tener más en cuenta las nuevas tecnologías

Guillem Alsina ([email protected]) - La recientemente celebrada Convención Nacional de Vendedores (NRF por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos, llevada a cabo en la ciudad de Nueva York, ha finalizado con la conclusión por parte de la mayoría de actores implicados que la forma en la que la gente va de compras cambiará a medio plazo gracias a la tecnología.

Esta conclusión no se refiere solamente a las nuevas formas de pago con el teléfono móvil, si no al uso de este pequeño aparato junto con Internet para compartir la experiencia del llamado "shopping" (término anglosajón que se traduciría con la expresión "ir de compras") con otros aunque estos últimos se encuentren a kilómetros de distancia. Los vendedores de ropa ya están viendo como algunos de sus clientes se sacan fotos con el móvil cuando se prueban nuevos vestidos y las mandan vía MMS (mensaje corto multimedia) a sus amigos o las cuelgan al momento en algún servicio de fotolog en Internet, para que sus amigos las vean y les den su opinión sobre si les queda bien o no la ropa probada.

Asentado ya en cierta forma el comercio electrónico (pese a que aún le queda público para seducir), la futura expansión puede venir de la mano de mundos virtuales cómo Second Life, en el cual los internautas pasan cada vez más tiempo y gastan más su dinero. Las grandes empresas ya se están posicionando, y así es cómo la que no tiene presencia en famoso mundo virtual antes mencionado, crea el suyo propio para uso y disfrute de sus clientes.

El comprador moderno quiere rapidez en su servicio, algo en lo que las nuevas tecnologías pueden ayudar. Por ejemplo, en Corea una persona puede encargar su comida en McDonald's a través del teléfono móvil conectándose a Internet, y cuando tiene a punto su pedido, para pasar a recogerlo se le avisará al mismo móvil mediante un mensaje. Optimización del tiempo y los recursos.

Es precisamente el continente asiático el que lidera esta nueva tendencia en las compras. En Japón, por ejemplo, no es raro ver gente comprando con su teléfono móvil en la mano utilizando el lector de códigos de barras incorporado en su terminal para comprobar la frescura de los alimentos entre otros datos.

Ante estos cambios, la consigna parece ser estar preparados y ofrecer al cliente las facilidades para que utilice estas tecnologías y que ello revierta a su favor y también a favor del vendedor. No obstante, esto parece difícil de implementar actualmente, cuando según muchas voces se acerca una crisis galopante en la economía mundial que se notará especialmente durante este 2008.

Más información:

National Retail Federation
http://www.nrf.com/

[tags]Comercio Electrónico[/tags]