ISIS maneja unas 46.000 cuentas de Twitter en todo el mundo


isis-twitter

Se trata de la herramienta más efectiva de propaganda y reclutamiento del grupo yihadista. Aunque la mayoría de ellas son en idioma árabe, un 18% tuitea en inglés y un 7% lo hace en francés

 

El grupo yihadista Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) es más que el terror y la violencia que ejerce en los territorios bajo su control. Cuenta con una poderosa herramienta que le permite llegar a miles de millones de usuarios las 24 horas del día: internet.

"(ISIS) se vale de internet y de las redes sociales para extender su discurso, para formar a potenciales terroristas una vez radicalizados, para enviarlos a las zonas de combate, para construir su entramado financiero y para difundir su macabra propaganda y ejecuciones, en un permanente alarde del terror que siembra".

Así lo afirmó el secretario de Estado de Seguridad español, Francisco Martínez, durante unas jornadas sobre el terrorismo que se celebraron en Málaga, según el diario El País. España es uno de los países en alerta por el peligro de atentados yihadistas en su territorios.

Durante su exposición, Martínez reveló un dato: se estima que actualmente existen unas 46.000 cuentas de la red social Twitter, "de las que 30.000 estarían controladas por personas -el resto corresponderían a los llamados bots, es decir, programas informáticos que imitan el comportamiento humano-".

Aunque la inmensa mayoría utiliza el árabe para interactuar con otros usuarios, hay un 18% que tuitea en inglés y un 7% que lo hace en francés. Estas cifras dan una idea aproximada del nivel de la propaganda para la radicalización que está circulando por el ciberespacio, con capacidad para llegar a los jóvenes occidentales.

Según Martínez, internet "es el medio de propaganda y adoctrinamiento del yihadismo por excelencia, (…) sin (ella), el terrorismo internacional no sería lo que es, puesto que internet es el oxígeno que utilizan para extender la violencia y publicitarla".

Por ello, destacó la importancia de mantener una estrecha colaboración público/privada contra la radicalización, con las empresas proveedoras de servicios de internet y con las redes sociales tanto para eliminar contenidos radicales, como para incluir los mensajes que los contrarresten.

Martínez recordó que en el Código Penal español se han incluido como delitos autónomos el adiestramiento y la formación pasiva, con una mención específica a la realizada a través de internet; se han endurecido las penas para el enaltecimiento del terrorismo y la humillación de las víctimas; se contempla la figura de los "lobos solitarios", como terroristas desvinculados de toda organización, y se tipifica con claridad la conducta de los combatientes terroristas extranjeros.