Jobs «rebotado» con Vodafone



El presidente de Apple dijo a sus íntimos estar hartos de la chulería de Vodafone

La primera operadora mundial de móviles se quedará sin el gadget de moda.

Todo parecía indicar que seria Vodafone la operadora elegida para comercializar el iPhone.

Vodafone cumplía con uno de los requisitos que se había impuesto Apple, trabajar con un solo operador en el viejo continente que le garantizará unas buenas ventas.

Sin embargo, las negociaciones se torcieron por la tozudez de Vodafone en primar su marca sobre la de Apple y exigir, además, que está pudiera fijar los precios del terminal.

Jobs, acostumbrado a que sus deseos sean órdenes no podía creérselo. Vodafone en lugar de sentirse agradecido por la oportunidad que le proporcionaba Apple «le ponía condiciones».

Según fuentes solventes, Jobs tachó de chulería la actitud de los directivos de Vodafone aseverando que Vodafone no distribuirá el iPhone en ningún país del mundo.

La respuesta de Vodafone no se ha hecho esperar.

Ha lanzado una andanada de ofertas multimedia para sus clientes y además distribuirá el Samsung F700 bajo marca propia.

El F700 tiene capacidades de pantalla táctil y reproduce archivos de audio y de vídeo. Pero a diferencia del iPhone, el dispositivo tiene un teclado QWERTY desplegable y soporta 3G y HSDPA, que tiene velocidades teóricamente tan altas como 7,2 Mbps.

Este, junto al HTC Touch, son ya considerados por la industria como «iphone killer» aunque al final es el consumidor quien tiene la última palabra