Kim dotcom, ¿El Padrino o Robin Hood?


image

Esta madrugada se iniciaba el juicio en Nueva Zelanda en contra de los responsables de MegaUpload acusados oficialmente de piratería informática. Mientras en la red se suceden peticiones de libertad para Kim dotcom y los otros detenidos, el historial de este personaje en poco o en nada se parece al de Robin Hood como algunos, tristemente lo comparan.

En este juicio, Kim Schmitz y los tres ejecutivos de la compañía deberán convencer al juez de que las peticiones de la fiscalía, basadas en una demanda presentada por el FBI, no tienen fundamentos y de que este debe rechazar la petición de extradición a lo EEUU.

También solicitan que mientras dure el proceso les sea levantado la prisión preventiva dictada el pasado viernes por un juez neozelandés.

Una petición a la que se opone el fiscal al considerar que era un riesgo conceder la libertad bajo fianza a Schmitz dado que es propietario de un helicóptero que tiene ante la puerta de su casa y dispone de varios pasaportes.

Por su parte, el juez apuntó que el arma de fuego encontrada en poder del fundador de MegaUpload "es un factor agravante para la petición de libertad", mientras que la defensa argumentó que la operación policial para detener a su cliente fue "innecesariamente grandiosa".

En el caso de que la justicia de Nueva Zelanda conceda la extradición de Schmitz y de los otros tres detenidos, estos afrontarán en Estados Unidos cargos por crimen organizado, blanqueo de dinero y de violación de la ley de derechos de propiedad intelectual, delitos por los que, si son declarados culpables, pueden ser condenados a una pena máxima de 50 años de cárcel.

Un historial poco limpio

Kim Schmitz y sus tres compañeros llegaron a Nueva Zelanda durante el 2010 tras el acoso que la justicia había emprendido contra sus empresas dedicadas al hosting de ficheros.

Según denunció la oposición al actual gobierno, este consiguió la residencia legal tras invertir 8 millones de dólares en la compra de bonos del tesoro. En este país también compró una casa valorada en unos 30 millones de dólares y otros muchos objetos lujosos, como coches y el famoso helicóptero aparcado en la puerta de su residencia.

"La reputación de Nueva Zelanda está en la mira", dijo el jefe de la oposición Winston Peters a Radio Nueva Zelanda, tras denunciar que el Gobierno concediera la residencia a un personaje polémico y con antecedentes penales en Alemania por estafa.

Este se refería a su actuación en la compra de acciones de la empresa ‘LetsBuyIt’ cuando éste se encontraba al borde de la quiebra. Y, tras anunciar una inversión de 50 millones de dólares, que no hizo, el precio de las participaciones subieron como la espuma, tanto que al venderlas se embolsó por estas 1,5 millones de dólares (1,16 millones de euros). También condujo a la quiebra a dos importantes fondos de inversión por lo que detenido en Tailandia durante el año 2002.

Anteriormente, en 1998, fue condenado en Alemania por negociar con tarjetas telefónica robadas en los EEUU y también se sospecha de que estuvo vinculado con la quiebra de la empresa TÜV Rheinland tras venderle por una elevada cantidad de dinero la empresa de seguridad informática DataProtect.

Millones y Millones

De eso hace ya muchos años y seguramente el ya famoso "Kim dotcom" apenas debe recordarlo.

Con la fundación de MegaUpload había encontrado "El Dorado" y los ingresos por la venta de publicidad y de acceso premium subían sin parar.

Las investigaciones sobre la legalidad de la compañía le llevaron a abandonar Alemania y buscar destinos más seguros. Aunque fijo su residencia en Auckland, también tenía domicilio en Hong Kong, lugar donde esta registrado oficialmente MegaUpload y otras diez compañías por el presididas.

Y es que, además de MegaUpload la empresa tenía también una división de contenidos pornográficos que también daban suculentos beneficios.

La buena marcha de los negocios llevó a este personaje a figurar entre las 10 personas más ricas de Nueva Zelanda…

Durante el registro de su residencia fueron confiscados bienes valorados en unos seis millones de dólares (4,5 millones de euros), entre ellos, quince automóviles de la marca Mercedes, un Cadillac de 1959 y un Rolls-Royce Phanton, indicó la Policía neozelandesa. Además, el departamento del Tesoro congeló once millones de dólares (8,5 millones de euros) depositados en varias cuentas abiertas en entidades bancarias del país oceánico e invertidos en bonos del Estado de Nueva Zelanda. En total, la suma de todos los objetos más el dinero intervenido en Nueva Zelanda alcanza los 175 millones de dólares

El inspector Grant Wormald, de la unidad de Crimen Financiero y Organizado de la Policía neozelandesa, explicó ayer que el asalto fue complicado dado los numerosos mecanismos electrónicos de seguridad instalados en la residencia campestre de Schmitz, a quien los agentes sorprendieron parapetado en una habitación blindada y en la que hallaron una pistola.

42,5 millones en Hong Kong

Una operación similar a la realizada en Nueva Zelanda también se produjo en Hong Kong donde se decomisaron activos por valor de 42,5 millones.

Por lo que parece, Kim Dotcom y sus socios tenían contratadas distintas suites en el Hotel Gran Hyatt de cinco estrellas en la ciudad china por las que pagaban 12.000 dólares diarios.

¿Robin Hood o el Padrino?

El lujoso ritmo de vida y el derroche al que estaba acostumbrado en poco o en nada se parecen a la vida que llevó el legendario "Robin Hood" y según cree el FBI y los policías que han intervenido en las investigaciones tienen mucho más coincidencia con la del cinematográfico Padrino.

Los investigadores consideran que MegaUpload sostenía una extensa red de portales en todo el mundo destinados a divulgar obras protegidas por derechos de autor. Según estos, MegaUpload compartía parte del dinero que obtenía con los propietarios de los portales y con "uploaders" profesionales que recibían una comisión por cada vez que se descargaba un contenido o se visualizaba una película.

Esto explicaría, según la investigación, como se podían sostener esos portales que reciben millones de visitas diarias por ofrecer ese contenido de manera gratuita.