La CE asegura que no hay pruebas de que los teléfonos móviles generen cáncer


image

La Comisión Europea ha emitido un comunicado en el que aseguran que no hay pruebas sólidas que indiquen que las exposición a redes Wi-Fi o de telefonía móvil pueda provocar cáncer.

 

La Comisión Europea se ha desmarcado de las conclusiones de un informe realizado por 'Council of Europe' en el que se citaban estudios en los que sí se indicaba que podía haber riesgo para la salud.

   La Comisión Europea ha aclarado una noticia del día 16 de mayo en la que se valoraba la posibilidad de que la Unión Europea prohibiese las redes Wi-Fi en colegios. La organización 'Council of Europe' emitió un informe en el que se hacía eco de varios estudios científicos que aseguraban que la exposición a campos electromagnéticos podía ser nociva y citaban estudios que relacionaban esta exposición con la aparición de casos de cáncer.

   En el comunicado, la Comisión Europea ha querido destacar que 'Council of Europe' no es una institución de la Unión Europea y no tiene autoridad sobre las normas y las políticas del órgano continental. 'Council of Europa' es una organización compuesta por 47 países europeos cuyo objetivo principal es preservar y promover los derechos humanos, la democracia y el imperio de la ley.

    La portavoz de la Comisión Europea Aikaterini Apostala ha asegurado que "todos los teléfonos móviles y equipos con Wi-Fi del mercado en la Unión Europea deben cumplir con la directiva sobre equipos de telecomunicación". En este sentido, Apostala ha querido destacar que "todos los equipos actuales se presumen como seguros".

   La conformidad de los equipos se obtiene según estándares técnicos europeos "desarrollados respetando los límites de exposición". Además, la Comisión Europea ha asegurado que "el propósito de los límites de exposición es ofrecer un alto nivel de protección de la salud".

   Sobre los estudios que vinculan la exposición a las señales Wi-Fi y de telefonía móvil con el desarrollo del Cáncer, la Comisión Europea ha asegurado que no han encontrado pruebas sólidas de esta relación.

   La Comisión Europea asegura que se evalúa periódicamente los estudios científicos sobre esta cuestión, y hasta el momento "no hay fundamentos científicos que justifiquen un cambio en los límites de exposición". En cualquier caso, la Comisión tiene previsto seguir revisando las investigaciones y promoverá una revisión de las pruebas científicas para finales de este año. 

   Como resultado de todas estas apreciaciones, la Comisión Europea considera que la "exposición a campos de radiofrecuencia tiene baja probabilidad de provocar un aumento del cáncer en humanos".  De todas formas, la Comisión investigará si esta apreciación puede variar si la exposición es prolongada.