La CE no cuestiona las tarifas de Yoigo, pero pide explicaciones


yoigo 1La Comisión Europea no cuestiona que la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones (CMT) autorice a Yoigo tarifas de terminación más altas que las de sus competidores -Movistar, Vodafone y Amena-, porque se trata de un nuevo operador, pero pide que «justifique» el método de cálculo y diga el nombre de los países con los cuales ha comparado para fijar unos niveles que el 2008 serán el doble que los del resto de operadores.

Todo sucede después de que la Comisión Europea pidiera a la CMT que aclarara los criterios en que se había basado para establecer unas tarifas de interconexión que benefician a Yoigo frente a Movistar, Vodafone y Orange. El portavoz de Sociedad de la Información del ejecutivo comunitario, Martin Selmayr, indicó que Bruselas envió al regulador español una carta con esa petición el pasado 20 de julio y todavía no ha recibido respuesta.

Selmayr indicó que, según el borrador de regulación remitido a Bruselas por la CMT, Yoigo podrá aplicar a los otros operadores unas tarifas de interconexión (las que se cobran entre sí las compañías por conectar a un abonado de otra operadora con un cliente propio) más altas, para facilitar su incorporación al mercado.

Así, según la propuesta de la CMT, en una primera fase Yoigo podrá cobrar a sus competidores hasta 15,68 céntimos de euro por minuto por la conexión con sus abonados, frente a los entre 8,47 y 8,97 céntimos de euro que podrán cargar Movistar, Vodafone y Orange.

Las tarifas se irían reduciendo progresivamente, hasta llegar a 11,74 céntimos de euro para Yoigo y 6 céntimos para las otras tres compañías en 2009.

El portavoz precisó que la normativa europea permite a los reguladores nacionales dar un trato diferente a compañías en una situación «especial» y, por tanto, Bruselas no tiene a priori «ninguna objeción» a las ventajas concedidas a Yoigo, siempre que sean temporales y la diferencia disminuya progresivamente.

Destacó que la Comisión ha aceptado sistemas parecidos en otros países, como Francia, Italia y Bélgica, pero recalcó que el método para calcular las distintas tarifas debe justificarse.

Los cálculos de la CMT se basan en los datos de otros países europeos en los que hay operadores comparables a Yoigo y Bruselas sólo pide que aclare a qué países se refiere, incidió Selmayr.

Precisó que, según la legislación europea, el regulador español debe «tener en cuenta» las observaciones de Bruselas y se mostró confiado en que la CMT respetará esa normativa.

Hizo hincapié en que esta petición es «semivinculante» y apuntó que si la CMT la ignora estará dando motivos a la Comisión Europea para reclamar más competencias en política de telecomunicaciones, en detrimento de los reguladores nacionales.