La NSA tenia agentes infiltrados en World of Warcraft y Second Life


WOW

Nuevos documentos filtrados por el ex analista de la NSA, Edward Snowden, y publicados hoy por The Guardian, The New York Times y ProPublica, revelan el programa de vigilancia aplicado por la agencia de inteligencia norteamericana en un grupo que hasta ahora no era considerado un posible generador de terrorismo: los videojuegos.

Según detallan los medios en sus versiones online, un documento de 2008 detalla el potencial de obtención de datos que tenían juegos como "World of Warcraft", donde se podían hacer relaciones entre los distintos jugadores y sus conductas.

La base del proyecto era que potenciales terroristas podrían estar usando los juegos, y todos los servicios asociados a ellos, para comunicarse e incluso comercializar bienes. De todas formas, el documento no hace referencia a casos de éxito en la desactivación de posibles ataques.

El trabajo, organizado por las agencias NSA (EE.UU.) y GCHQ, incluyó la "infiltración" de agentes de las organizaciones de los juegos, destacando la participación en "World of Warcraft" y "Second Life". De hecho, la presencia de agentes en "Second Life" llegó a tal nivel que se tuvo que crear un grupo encargado de impedir que los operativos se vigilaran entre ellos.

Otro punto de estudio fue la red de juego online de Microsoft, Xbox Live. Ésta fue de particular interés para la GCHQ por la opción que ofrece para conversar con otros jugadores usando la voz. La recolección de este tipo de información ofrecía una oportunidad de juntar datos biométricos de potenciales objetivos.

Hasta ahora no hay claridad si sólo se buscó información de sujetos de interés o si se revisaron datos de juegos de usuarios comunes.

Blizzard, el estudio creador de "World of Warcraft", aseguró desconocer del programa, indicando que, si se hizo, no fue con su permiso. Ni Microsoft ni Linden Labs (creador de "Second Life") comentaron al respecto.