La polémica ley francesa contra el pirateo será votada de nuevo en septiembre


Se trata de la versión modificada tras la revisión a la que obligó el Consejo Constitucional galo, pero la votación, que el Gobierno contaba con celebrar esta misma semana, se retrasa hasta después de la pausa estival, como ha anunciado hoy el presidente de la Asamblea, Bernard Accoyer.

La controvertida y polémica ley contra el pirateo en internet se votará de nuevo en septiembre en la Asamblea Nacional francesa, adonde el texto volvió hoy después del voto favorable del Senado a principios de julio.

El proyecto de ley contra las descargas ilegales cuenta con el empeño personal de llevarlo adelante del presidente Nicolas Sarkozy, quien mostró su enfado cuando el texto sufrió un primer rechazo en abril en la Asamblea por ausencia de diputados de la mayoría gubernamental.

Hoy, en la reanudación de los debates sobre el proyecto, la sesión hubo de suspenderse durante unas horas precisamente por la ausencia de diputados de la UMP (Unión por un Movimiento Popular).

Pero Accoyer aludió al incumplimiento del plazo mínimo de seis semanas entre la presentación del proyecto revisado y su discusión en la Asamblea, circunstancia que limita la posibilidad de proceder a un examen «acelerado» del proyecto, como explicación para el retraso en el voto hasta septiembre.

CRÍTICAS AL PROYECTO ORIGINAL

El nuevo texto llega a la Asamblea desprovisto de las disposiciones que el Consejo Constitucional rechazó por entrar en colisión con la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789.

En concreto, el constitucional criticó que el proyecto original -cuya disposición más polémica consistía en la posibilidad de que una autoridad administrativa decidiera cortar el acceso a internet a piratas reincidentes- recortaba la libertad de comunicación y expresión.

Tampoco se respetaba el principio de presunción de inocencia y el Consejo Constitucional dictaminó que «sólo un juez» podía tomar la decisión de cortar el acceso a la red aun cuando se hubiera demostrado una descarga ilegal reiterada de contenidos procedentes de internet.

A pesar de la versión «aligerada» del proyecto de ley que vuelve a la Asamblea, los diputados socialistas habían presentado casi 800 enmiendas con la nada oculta intención de impedir que el texto fuera aprobado antes del viernes y propiciar que no se retomara hasta septiembre, lo que finalmente han conseguido.

OBSTÁCULOS «ESTÉRILES»

En declaraciones hoy al diario «Les Echos», el encargado de defender el proyecto de ley, el diputado de la mayoría gubernamental UMP (Unión por un Movimiento Popular), Franck Riester, asegura no obstante que los obstáculos de la oposición serán «estériles».

«El mundo de la creación espera que esta ley se ponga en marcha lo antes posible», agrega Riester en el diario, donde además se revela que el Gobierno francés ya ha elegido la empresa que se encargaría de «identificar a los piratas», la sociedad Extelia, una filial de los Correos galos (La Poste).

La proposición revisada (el proyecto se conoce como ley Hadopi por el acrónimo francés correspondiente la expresión Alta Autoridad para la Protección de los Derechos en Internet) ya no incluye una enmienda que hubiera hecho posible la vigilancia de los correos electrónicos.

Esa enmienda hacía referencia a la eventual vigilancia de comunicaciones privadas para detectar a aquellas personas que puedan compartir ficheros de manera ilegal en forma de archivos adjuntos enviados con correos electrónicos.

[tags]Derechos de Autor,P2P,Internet Francia[/tags]