La UE ve con buenos ojos el «canon digital»


El apoyo de la UE al Canon digital supondría un duro golpe a todos aquellos que hasta el momento habían insistido en que debería ser Bruselas quien regulase esta tasa confiando en que la UE la eliminaría. Todo lo contrario, no solo la mantendrá sino que probablemente la tasa será más cara en aquellos países donde está por debajo de la media.

En los años 60, un canon sobre la «copia privada» se sumó a los derechos clásicos existentes para compensar la caída de las ventas de discos frente a las grabaciones caseras en radiocassettes. Hoy en día, esa tasa se aplica a CD, DVD, ordenadores, lectores de MP3 y fotocopiadoras, entre otros aparatos.

A principios de 2008, la Comisión Europea propuso prolongar la vigencia de los derechos de autor para los intérpretes, de los 50 años actuales a 95 años, abriendo a la vez un encendido debate en torno a los cánones sobre la copia privada, que varían enormemente según los países.

Este desfase explica por ejemplo las diferencias de precios de los aparatos de grabación, cuyo catálogo es cada vez más extenso. «Es hora de que las partes se hablen directamente», dijo el martes el comisario para el Mercado Interior, Charlie McCreevy, que propuso crear un «foro» de debate entre industriales, organismos recaudadores, artistas y consumidores.

Los fabricantes de aparatos electrónicos denuncian desde hace años la competencia desigual, que lleva a los usuarios a comprar en el extranjero. Pero los organismos encargados de los derechos de autor y de la recaudación de tasas rechazan dejar escapar unos recursos evaluados en 16 países de la UE en 2006 en 558 millones de euros.

Los cánones sobre la copia privada pueden representar hasta un 5% de los ingresos de los artistas musicales o teatrales, según varias estimaciones. Tras una reforma frustrada a finales de 2006, la Comisión Europea vuelve a tomar aliento y se prepara para volver a la carga, aprovechando que ahora los industriales parecen menos reacios a ceder ante los artistas.

«Reconocemos la legitimidad del principio» de remuneración de los artistas, pero «el sistema es erróneo«, indicó Mark MacGann, director de EICTA, representante del sector europeo informático y de telecomunicaciones. La EICTA ve factible un acuerdo «en los próximos seis meses sobre la mejora del sistema existente».

No se descarta, por ejemplo, armonizar el cálculo de los cánones o aplicarlos sobre una gama más extensa de productos a un índice inferior. La cuestión deberá tratarse con pies de plomo puesto que lo que está en juego sobre todo son los ingresos de los artistas, en baja creciente. Este retroceso se debe en gran parte a la piratería y a las descargas ilegales en Internet, una práctica que los cánones sobre la copia privada no pueden compensar.

[tags]Derechos de Autor, Canon Digital[/tags]