Las discográficas mantienen la reclamación de 13 millones a Pablo Soto


Las discográficas Emi, Universal, Warner y Sony mantienen su reclamación de trece millones de euros a Pablo Soto, creador de programas de intercambio de archivos P2P, al que culpan de competencia desleal y de haber propiciado "una violación continuada y masiva de derechos de autor".

Las conclusiones a las que han llegado los abogados representantes de las partes implicadas en el juicio de la industria discográfica contra el joven informático, que estos días se celebra en el Juzgado de lo mercantil número 4 de Madrid, han mantenido las mismas tesis de días anteriores.

A la espera de que el Juzgado dicte la sentencia, que podría estar lista el próximo mes de junio, los letrados de la acusación, formada por las cuatro discográficas y la asociación Promusicae, que representa a todos los productores de música, han culpado a Soto de lucrase con sus actividades, por lo que solicitan la cesión inmediata de las mismas, una disculpa pública y el pago de la indemnización solicitada.

La acusación, que rechaza que Soto sea "el héroe de las redes P2P", ha calificado al informático madrileño de "gran traidor de la causa del P2P", ya que "se ha lavado las manos y acusado a los usuarios de sus programas".

Los abogados defensores han explicado el papel de Soto como "de simple mediador", y que, por tanto, el acusado no habría incurrido en violación alguna de derechos de propiedad intelectual, por lo que solicitan el sobreseimiento del caso y el pago de las costas del juicio a la parte acusadora.

Pablo Soto ha desarrollado algunos de los programas de intercambio de archivos P2P más utilizados del mundo, caso de Blubster, Piolet o Manolito, que hicieron frente a gigantes internacionales como Kazaa o eMule.

La industria del mundo musical descartó la opción de tramitar el proceso por la vía penal, debido a la mala imagen que una hipotética pena de cárcel haría recaer sobre el sector, decidiendo acudir a la vía civil para exigir una indemnización a Soto en compensación por las pérdidas derivadas del mal uso de sus obras.

Soto, que no ha intervenido en el juicio que se desarrolla contra él porque la defensa renunció a esa posibilidad, declaró en la puerta del juzgado el pasado martes, que tan sólo ha creado "una herramienta de 'software'", eludiendo cualquier responsabilidad del uso que los usuarios pudieran hacer de una tecnología que calificó como "neutral".

Pablo Soto, un autodidacta que se puso delante del ordenador por primera vez a los nueve años, es presidente de su propia empresa, MP2P Technologies, cuyas innovaciones tecnológicas han sido descargadas por millones de usuarios de todo el mundo.

Aunque se preveía un juicio de larga duración, el juez que preside el caso ha estimado que la sentencia podría dictarse en junio. En cualquier caso, se espera con seguridad que ambas partes la recurran, elevándola a la Audiencia Provincial de Madrid.

[tags]Pablo Soto,Derechos de Autor,P2P[/tags]