Las redes sociales se convierten en campo de proselitismo religioso


dios-internetCuando Trent Paul, de 28 años, fue ingresado en el hospital tras un grave accidente, sus amigos se reunieron de forma espontánea para rezar (orar). Pero no en la iglesia, sino en Internet.

Agencias (DPA) - Dentro de la red social "Facebook", el grupo "Prayer Chain for Trent Paul" (Cadena de oraciones por Trent Paul) creció en apenas unos días a más de 900 personas. "Trent es una persona que siempre está dando", afirmaron los amigos acerca del joven gravemente herido. "Ahora es tiempo de que nosotros hagamos algo por él y recemos juntos". Y así lo hacen desde la página web interactiva del grupo.

Esta página es un ejemplo de una nueva tendencia en Estados Unidos: cada vez crece más el número de estadounidenses que cuelgan sus plegarias en Internet. "Facebook", "Myspace" y otras redes, así como las webs de iglesias y comunidades, ofrecen una nueva dimensión de la fe: la oración online. Las páginas religiosas viven un auténtico boom.

Estas han mejorado su presencia. Son más atractivas y ofrecen contenidos multimedia. Otras apuestan por una espiritualidad extrema. Unas buscan atraer a los miles de jóvenes criados en los entornos cristianos pero que se sienten decepcionados por la religiosidad oficial. Otras dar cabida en la red a los jóvenes con amplios sentimientos religiosos.

Si en los 70, los grupos cristianos llevaron su "revolución" a los campus universitarios hoy trasladan sus efectivos a la red. El mensaje, sin embargo es distinto, la revolución de los 70 se basaba en el amor... al contrario, hoy, el mensaje es más catastrófico e incide en la "revolución espiritual" como una alternativa al relativismo de la sociedad.

Millones de visitas

Según un estudio de la empresa de investigación de mercado ComScore, más de 23 millones de personas visitaron páginas religiosas tan sólo en febrero. Se trata de un 18 por ciento más que en el mismo mes de 2007. Si se busca en Google "Online Prayer Group" (grupo de oración online) aparecen más de dos millones de páginas. En "Facebook" hay más de 500 y en "Myspace" más de mil grupos de oración que piden por determinadas personas, por la paz mundial o solamente se reúnen por la necesidad de orar.

En las páginas web de numerosas comunidades religiosas de Estados Unidos, los creyentes pueden colocar sus peticiones y pedir a otros que los incluyan en sus plegarias. "La oración online es una excelente oportunidad para las personas que buscan ayuda y que a su vez quieren ayudar", afirma la directora de oración de la Iglesia Evangélica Luterana de América, Kathrin Love.

En su web entraban en 2001 por mes unos 800 mails, y ahora llegan casi 30.000 procedentes de todo el mundo, incluso desde lugares tan lejanos como Bangladesh.

"Muchas personas no pertenecen a ninguna iglesia, pero quieren hablar con Dios. Por eso van a Internet", según Love. Otros desean que más personas tomen en cuenta las oraciones, quieren probar algo nuevo o ser parte de "algo más grande" y descubrir nuevos caminos.

También ofrece línea directa con Dios el portal "GodTube.com", una versión cristiana del popular sitio de videos "YouTube". Según sus propios datos, la web tiene ya casi 320.000 miembros. Aquí no sólo pueden colgarse e intercambiarse videos, sino que hay un "muro de oración" en donde se pueden pinchar peticiones o encender velas virtuales.

No hay que ser cristiano para entrar en "GodTube", se afirma en el portal. Sin embargo, la mayoría de los videos tienen que ver con temas religiosos. Por ejemplo, un joven canta una versión cristiana del hit "Umbrella" de la cantante pop Rihanna y muestra los acordes para la guitarra. El video más popular de "GodTube" muestra a una niña de cuatro años que dice de memoria, llena de orgullo, el salmo "El señor es mi pastor".

Sin embargo, la vida religiosa en la web también es vista con reservas. El pastor baptista Mike Gilbart-Smith, de Washington, critica la tendencia porque cree que sólo es una imitación artificial de una comunidad auténtica. "La oración pertenece a la comunidad", declaró al "Washington Times". Rezar en Internet puede llevar al aislamiento de los creyentes. Pese a ello, su propia iglesia está en la web desde hace tiempo: una vez por semana son enviados a todos los miembros por e-mail las oraciones reunidas.

Los amigos de Trent Paul rezan y esperan que pronto esté sano. "Trent, creemos en ti y oramos porque te mejores. ­Aguanta!", escribió uno. Trent Paul murió el 14 de marzo, pocos días después de su accidente. Pese a ello la cadena no se disolvió, sino que incluso creció. Dedica la página al fallecido y honra su vida.

[tags]Redes Sociales, Facebook, Religión[/tags]