Los chinos buscan pareja por internet porque les falta tiempo en el día a día


parejaLa frenética vida urbana y la falta de tiempo para conocer gente llevan cada día a miles de chinos a recurrir a páginas de internet para encontrar pareja, un negocio que cada vez es más rentable en el país asiático.

Agencias – Los usuarios más frecuentes de estas páginas web son jóvenes de entre 23 y 35 años, más de la mitad mujeres, con unos ingresos altos y sin demasiado tiempo para buscar el amor romántico, ya que el trabajo absorbe su vida diaria, según la empresa Love21.com

Lo más importante para la mayoría es el buen carácter de la otra persona, aunque también se fijan en la altura y en el físico, y las mujeres son más activas que los hombres a la hora de buscar pareja, según Love21cn.com, que tiene 6,2 millones de clientes registrados.

La creadora de esta empresa, Gong Haiyan, explica a Efe la proliferación de páginas de este tipo porque muchas personas llegan a las grandes ciudades procedentes del campo o de otras ciudades más pequeñas y apenas tienen amigos que les ayuden a encontrar pareja, y también porque el trabajo les deja muy poco tiempo libre.

Además, la vida moderna ha restado popularidad a la tradicional idea china de que los padres busquen pareja a sus hijos sin que los interesados tengan mucho que decir al respecto, aunque aún quedan lugares en Pekín a los que acuden los progenitores con la foto de sus hijos dispuestos a emparejarles.

‘Internet puede ser un puente para encontrar pareja’, asegura Gong, que sabe muy bien de lo que habla, puesto que ella misma conoció a su marido a través de la Red.

En el 2004, con 28 años y apenas un año después de poner en marcha su empresa, tuvo su primer encuentro con un cliente de su página web, un investigador científico, con el que se casó al año siguiente.

‘No importa cuánto éxito tengas en tu trabajo. Si no tienes una familia feliz, tu vida no es perfecta’, asegura Gong, para quien la elección de la media naranja es la más importante de la vida, ya que ‘una persona puede tener diez trabajos o más, pero no puede tener diez parejas’.

Gong añade que, una vez tomada la decisión, ‘no se puede cambiar fácilmente’ de marido o esposa, por lo que es fundamental estar seguro antes de dar el paso decisivo.

Pero más allá del amor, buscar pareja también es un negocio en auge en los últimos tiempos en el país asiático.

La web Marry5.com anunció a principios de este año que sus ingresos mensuales habían alcanzado los 300.000 dólares (207.276 euros) y que contaba con seis millones de usuarios, y el pasado mayo se unió al portal MSN de Microsoft.

Otra empresa para encontrar pareja, Yeeyoo.com, con 10 millones de clientes, vendió el año pasado participaciones por valor de 20 millones de dólares (unos 13 millones de euros) a la europea Meetic.com.

A pesar de las cifras, aún es un mercado pequeño en comparación con el gigante estadounidense Match.com, que tiene 42 millones de usuarios, opera en más de 30 países de los cinco continentes y también cuenta con su versión china.

Si este negocio tiene un talón de aquiles es la fiabilidad de los datos que los usuarios colocan en la web, uno de los miedos más frecuentes entre los que buscan pareja por internet.

A pesar de los esfuerzos de las compañías por aumentar sus controles, un estudio de Computerworld en China recogido por la revista ‘EuroBiz’ señala que el 53 por ciento de los usuarios de estos servicios se sintió engañado y que el 75 por ciento ha cancelado alguna vez una cita por desconfianza.

En Love21cn.com, cada cliente debe mostrar su carné de identidad para registrarse, y después debe subir a la página web una foto y un vídeo, en los que los empleados de la empresa comprueban que se trata de la misma persona pero, aún así, muchos desconfían.

Sin embargo, Gong se muestra muy optimista ante su negocio, que comenzó con algo más de cien dólares y que en menos de un año ya tenía cientos de miles de clientes, y está dispuesta a convertir Love21cn.com en la ‘página número uno del mundo’.