Los premios Nobel de Física 2007, de la ciencia pura a los ordenadores


nobelLos ganadores del Nobel de Física 2007, el francés Albert Fert y el alemán Peter Gruenberg, lograron crear un puente entre investigación básica y vida cotidiana, pues sus descubrimientos son en gran parte responsables de la enorme capacidad de los discos duros de los ordenadores actuales.

Agencias – La ministra francesa de la Enseñanza superior e Investigación, Valérie Pécresse, llamó este martes a Albert Fert «un pionero» que «liberalizó la investigación pública y la investigación privada, la investigación básica y la investigación aplicada».

Es, en efecto, a partir de trabajos teóricos iniciados en 1930 que ambos físicos lograron descubrir en 1988 la magnetoresistencia gigante (GMR), que dio a su vez origen a innovaciones indispensables en la miniaturización de discos duros.

El comité Nobel celebró estas aplicaciones que «han revolucionado las técnicas permitiendo la lectura de información almacenada en discos duros», al permitir su miniaturización radical con la implementación de las cabezas de lectura actuales.

Dichas cabezas lectoras, más sensibles, permiten leer la información contenida en discos duros compactos integrados en los ordenadores portátiles y algunos lectores de música, por ejemplo.

El fenómeno de la magnetoresistencia cambia la resistencia eléctrica de un conductor cuando éste es sometido a un campo magnético.

La GMR permite la aplicación de una corriente de electrones a través de capas ultrafinas de materiales ferromagnéticos, es decir materiales imantados como el fierro o el níquel.

Esta tecnología permitió a Albert Fert lanzarse sobre la pista de la electrónica de espín, que califica con esta imagen: «El espín es (…) una diminuta aguja de brújula fija sobre cada electrón».

«Mientras la electrónica clásica», agrega Fert, «desplaza a los electrones -constituyendo así la corriente eléctrica- ejerciendo una fuerza sobre su carga eléctrica, la electrónica de espín actúa también sobre el espín para controlar el desplazamiento de electrones».

Más de 700 millones de cabezas de lectura creadas a partir de estos descubrimientos son comercializadas cada año.

Pero los efectos de los descubrimientos de los dos premio Nobel van aún más allá.

Albert Fert consiguió crear «unión de túnel magnéticos» (Magnetic tunnel Junctions – MJT), cuya magnetoresistencia tendrá aplicaciones importantes para la fabricación de memorias para ordenador, las MRAM (Magnetic Random Acces Memory).

La memoria de las MRAM es permanente, mientras que «aquellas de las DRAM (Dynamic Random Acces Memory) y SRAM (Static Random Acces Memory) de los ordenadores actuales, tienen un carácter +volátil+, es decir que la información almacenada desaparece al apagar el ordenador», según explicó el Centro Nacional de la Investigación Científica francés (CNRS).