Los primeros 25.000 portátiles de Negroponte se venderán en los EEUU


OLPC-petitLa ONG One Laptop per Chilp busca ingresar dinero en Occidente para donarlo (en maquinas) a los países en desarrollo.

El XO un portátil de bajo coste destinado a los escolares del Tercer Mundo, se venderá en Estados Unidos y Canadá a 400 dólares con la intención de poder donar un equipo similar a países en desarrollo, dijo un portavoz de la ONG.

Los primeros 25.000 interesados recibirán el portátil antes de Navidad, mientras que el resto tendrá que esperar hasta comienzos de 2008, añadió la ONG. Los compradores podrán también donar directamente 200 dólares para la financiación de un portátil en el Tercer Mundo sin necesidad de adquirir otro para ellos.

«Esta campaña es una gran oportunidad para ayudar a eliminar la pobreza y hacer de este mundo un lugar mejor vacunando a los niños contra de la ignorancia», dijo Nicholas Negroponte miembro del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y fundador del proyecto.

Esta nueva campaña de OLPC facilitará que los consumidores estadounidenses sean los primeros en disponer de este portátil antes incluso de aquellos países que se han comprometido oficialmente con la organización.

Polémica

Precisamente esta decisión ha creado una fuerte polémica entre aquellos que vienen apoyando los objetivos de esta ONG.

Critican que de un tiempo a esta parte, Negroponte trabaja más en su promoción mediática que en el proyecto y lo peor aún, que a pesar de las incesantes promesas, los portátiles no llegan, el precio cada vez es más elevado y por si fuera poco, que serán los consumidores de los EEUU los primeros en disponerlo.

La organización ha salido al paso de las criticas diciendo que ya se han distribuido 7.000 ordenadores en Camboya, Ruanda y Brasil y que antes de que finalice el año estarán disponibles 75.000 equipos, además de los 25.000 que se venderán en los EEUU. Estas cantidades están muy lejos de los planes iniciales que pronosticaban ventas por encima del millón de unidades.

Finalmente defiende esta decisión afirmando que es una manera eficiente de levantar fondos que permutaran llevar equipos a aquellos países cuyos gobiernos no pueden asumir el coste de los portátiles.