Más de 200.000 usuarios siguieron por internet la llegada de los pingüinos a la Patagonia argentina


El segundo día de la «Vigilia de los pingüinos», la producción televisiva que el gobierno del Chubut emite por televisión y por internet en forma directa desde la reserva continental de Punta Tombo, ya recibió en su página web la visita de 170.000 personas de más de 80 países.

«El sitio web ?www.chubut.gov.ar/pinguinos? especialmente creado para ver el arribo de los ejemplares a Punta Tombo, ya recibió la visita de 170.000 personas de más de 80 países», dijo a Télam un vocero del gobierno de Chubut.

Entre los datos más novedosos de la segunda jornada se destaca que a través esa página oficial fueron enviadas más de cuatro mil postales que tuvieron como destinatarios a usuarios de 101 países.

El envío de postales es una de las posibilidades que brinda ese sitio a quienes lo visitan.

Por otra parte, y durante estos dos días de transmisión, «unas 145.000 personas estuvieron viendo en vivo el arribo de los ejemplares a través de la web», de las cuales «15.000 fueron españoles; incluso el diario El Mundo de ese país publicó una nota en su edición de papel», sgregó el vocero.

También el sitio en Internet creado para reflejar la llegada de los pingüinos a Punta Tombo, registró visitantes africanos de Mozambique y Camerún.

De acuerdo a los registros el primer día de la Vigilia hubo visitas al sitio web desde 86 países siendo Argentina, España, Estados Unidos, México, Venezuela, Canadá, Chile, Brasil, Uruguay e Italia los 10 primeros; cifra que continúo creciendo a lo largo de la segunda jornada.

Los pingüinos llegan desde el sur de Brasil y deben recorrer 8 mil kilómetros en el mar. Son excelentes nadadores, alcanzan velocidades de hasta 19 kilómetros por hora y pasan gran parte de su vida en el agua, donde incluso duermen.

Según estimaciones, en Punta Tombo hay 50 mil ejemplares, y todos machos, los que llegan primero a la costa para hacerse de un nido y esperar a la hembra en las mejores condiciones. Durante su estada (de septiembre a marzo) cambian el plumaje y se reproducen.

La hembra pone dos huevos y con suerte sobrevivirá un pichón. El macho es el encargado de traer la comida al nido. Y de pelear para que no se la quite otra pareja.

Por eso, a veces se producen sangrientas peleas que pueden terminar con ejemplares muertos.

Los pingüinos son monógamos: mantienen de por vida la misma pareja, a la que cuidan de sus principales predadores.- (Télam)